Venus sin máscara

Acaba de publicar su cuarto libro, ‘La máscara de Venus’, que es el primero de marcado tono autobiográfico. Venus O’Hara, colaboradora de ‘Primera Línea’, se suelta el pelo, se quita la máscara y se nos confiesa.

IMG_3831
PACO GISBERT | 10/06/2014 - 13:05

Nuestra colaboradora Venus O’Hara acaba de publicar ‘La máscara de Venus‘ (Planeta), unas memorias muy personales sobre el descubrimiento del cuerpo y del placer. O’Hara, a la que podéis leer todos los meses en nuestra revista en su sección ‘El monte de Venus‘, ha colaborado en diversas revistas y blogs relacionados con el erotismo. Como tenemos confianza con ella, le hemos pedido que se despoje de su máscara y se confiese abiertamente para vosotros.

Primera Línea: Los libros que habías escrito hasta ahora eran casi manuales y ahora te has lanzado a hacer algo más autobiográfico. Te has desnudado ante el lector…

Venus o’Hara: Siempre he escrito en primera persona y, aunque siempre he querido hacer algo como este libro, sentía la necesidad de hacer antes otras cosas. Y me alegro, porque mi situación personal es la ideal para un libro como este.

PL: Cuando te leemos en ‘Primera Línea’, tenemos la sensación de que las cosas que cuentas podrían ser ciertas o no. Sin embargo, en ‘La máscara de Venus’ sí que hay una evidencia de realidad…

VO: Sí, es todo real y, de hecho, creo que es mucho más dramático de cómo lo cuento. Por ejemplo, mi primera relación queda como un cabrón en el libro, pero el personaje es un 10 % de cabrón de lo que era en realidad.

PL: En todo caso, el libro tiene muchas más trazas de verosimilitud…

VO: Es una cuestión de tiempos. Durante una época estuve sobre todo con mujeres y mis relaciones con los hombres formaban parte del pasado, tenía que recordarlas para contarlas. Quizás es eso lo que las hace aparentemente menos veraces. Son cosas que me han pasado de verdad, antes incluso de ser Venus.

PL: Da la impresión de que no te cuesta mucho desnudarte…

VO: Nada. Pero es porque escribo en un idioma que no es el mío. Escribir en castellano me da mucha libertad. Si estuviera en Inglaterra y publicara artículos en inglés, quizás no sería lo mismo.

PL: La lengua como coraza…

VO: Claro. Imagínate que te vas mañana a Alemania a trabajar. Nadie te conoce allí, no tienes amigos del pasado, eres una persona nueva, puedes inventarte otra vida.

PL:  ¿Cómo has ido aprendiendo a escribir en castellano?

VO: Al principio fue mi difícil, porque mi única experiencia de escribir textos había sido en la Universidad, con mi tesis y en inglés. Pero el secreto es que tengo buena memoria y me acuerdo cómo se escriben o cómo se pronuncian las palabras con mucha facilidad. Y luego, la ayuda de los demás, cuando tengo que escribir algo importante.

PL: ¿Por qué has elegido hablar en primera persona desde el principio?

VO: Porque me lo recomendaron cuando empezaba a escribir en ‘GQ’. Me dijeron que la primera persona era más directa y sencilla. Yo pensaba “¿a quién el importa lo que me pasa?”, hasta que, poco a poco, encontré mi voz.

PL: Los ingleses tenéis fama de hablar muy mal el castellano, por mucho que lo practiquéis. Mira, si no, Michael Robinson, que lleva 30 años aquí y todavía no lo domina.

VO: Es cierto. Los ingleses vienen aquí por el sol, la playa, el clima, no por el idioma, que no les interesa. Mi caso es diferente: yo vine a aprender castellano.

PL: ¿Estás cómoda con el papel que te has creado en España?

VO: Muchísimo, porque creo que uno de los valores más importantes en la vida es la integridad. Y yo me siento como una persona con mucha integridad, más que mucha gente que no se dedica al erotismo.

PL: ¿Tenias una idea clara de lo que querías ser o ha ido surgiendo?

VO: No, lo único que sabía era mis límites. Yo no sabía que acabaría como hoy. De hecho, mi idea al principio era hacer una web de pago basada en el fetichismo. Pero lo que es cierto es que he controlado muy bien lo que he ido haciendo.

PL: Empezaste con una web y has acabado en el libro físico…

VO: Es que yo soy una enamorada de los libros, no soy chica de libro electrónico. He hecho como 20 mudanzas en mi vida y siempre llevo los libros conmigo.

PL: A mí me pasa lo mismo. Y creo que tiene que ver con una especie de fetichismo con los libros…

VO: Es cierto. Ese olor a libro nuevo…

 

Consigue un ejemplar de ‘La máscara de Venus’ participando en nuestro concurso desde AQUÍ

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados