Coalición Canalla Octagon, la joya de Seúl

Visitamos la mejor discoteca de Corea del Sur y parte del extranjero: un local geométrico donde lo mismo puedes comerte un filete que bailar música house.

Las noches desmadradas de Seúl
Luis Landeira | 17/10/2014 - 9:14

Considerada una de las ciudades más modernas del mundo, Seúl tiene 10 millones de habitantes que, básicamente, se dedican a tres cosas: trabajar como hormigas, beber como cosacos y comer como pantagrueles. Aquí, la gente empieza a emborracharse en cuanto sale del trabajo, a las seis de la tarde, y sigue de juerga hasta el día siguiente. Si aguantan tantas horas de fiesta es porque aquí es costumbre comer mientras bebes, sea la hora que sea. Por eso, es bueno escoger lugares donde sirvan buena comida y mejor bebida. Es el caso de Octagon, un club que siempre aparece muy alto en las listas de las mejores discotecas del mundo. ¿Por qué será? Vamos a tratar de averiguarlo.

Comer, beber y bailar

En los sótanos del hotel New Hilltop, en el 152 de Nonhyun-dong Gangnam-go, se esconde el club Octagon, que se ha convertido en objeto de culto mundial, hasta tal punto que han abierto abierto una sucursal en Nueva York. Sin embargo, el Octagon original, el de Seúl, resulta, como es lógico, mucho más exótico y divertido.

Sé tú mismo y todo será posible en Octagon”, dice un flyer del club. Y por ahí van los tiros. Aquí no hay postureo que valga. Se viene a pasarlo bien y no a pasar modelitos. Puedes moverte por sus pasillos metálicos y sus paredes de piedra como un pez en el agua, tomarte un cóctel o pedirte un delicioso filete gourmet elaborado por su chef. Luego, entonado y con la tripa llena, echa un vistazo a tu alrededor: unas 2.000 almas, entre las que más de la mitad son chicas de ojos rasgados. Nota para fetichistas: en el dress code femenino, se recomiendan zapatos de tacón alto; en Seúl las mujeres no son muy altas aunque, eso sí, a simpáticas y complacientes no las gana nadie.

La ley de la pista

Una advertencia: los coreanos bailan muy bien y suelen improvisar coreografías en la pista. Si quieres estar a la altura, tendrás que esforzarte un poco o, si no, quedarte en la barra, cosa que reduce considerablemente tus posibilidades de ligar. Además, es difícil no bailar cuando el equipazo Funktion-One de la sala escupe un sonido tan irresistible.

La música del Octagon es, cómo no, electrónica, y abarca un abanico que va del techno al house, pasando por el progressive. En el piso de arriba, los residentes destilan deep house. Y su sala principal ha recibido a dj’s como Headhunterz, Deniz Koyu o la modelo Tenashar. Eso por no hablar de cuando invitan a leyendas de la talla de Boy George.

Por lo demás, en Octagon celebran habitualmente fiestas temáticas, tanto de determinados géneros musicales como de disfraces. Tal vez la más apoteósica sea la Cruise Night, donde decenas de chicas vestidas de marinerita chapotean en la climatizada piscina interior. En discotecas como Octagon, cada noche es una aventura sin límites.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Nerea Garmendia: "Me encanta que me sorprendan en el sexo y en la vida"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados