Jessie J: Los días contados

La cantante británica, tal vez la persona peor vestida del planeta, sigue acumulando despropósitos en su biografía, como si su discografía no fuera ya suficiente.

Jessie J, estrábica
Redacción | 09/01/2013 - 12:06

Esta londinense de 24 años es tal vez la única celebridad actual de la que uno puede estar convencido que, en pijama y sin maquillar, gana mucho. Popular por temas como ‘Price tag’, pero también por sus imposibles estilismos y, sobre todo, por su afán por testar los límites del maquillaje como forma de arruinar el aspecto de un ser humano, Jessie es la diva más peculiar que campa por el universo pop. Aunque, la verdad, vistos sus últimos movimientos, es muy probable que sus días de gloria, o lo que sea que haya tenido hasta la fecha, estén contados.

“¿Jessie J? Bueno, no va a durar demasiado. Mola Jessie. Le doy 18 meses”. Así se refería Robbie Williams a esta británica que ha colocado un par de singles en el top 10 estadounidense, que se declara abiertamente bisexual, que este verano actuó en el Jubileo de la Reina de Inglaterra y, agárrense, cubrió la plaza de Freddy Mercury en la actuación de Queen durante la ceremonia de clausura de los JJ.OO. de Londres. Su ‘We will rock you’ pasará a la historia como el momento en que la humanidad descubrió que el rock había muerto.

“Todo lo que cuenta Jessie es aburrido y sospechamos que falso”, publicaba el diario de The Sun al respecto de sus historias de lesbianismo y desencuentros con su psicólogo. “Es un ejemplo para las jóvenes”, respondía alguien desde su sello discográfico.

Pero ha sido, como no podía ser de otra forma, su afición a Twitter la que más problemas le ha creado. En verano tuvo una fractura de tobillo y se dedicó a tuitear toda la operación, hasta que el cirujano, harto de ella, le pidió que apagara el móvil o le daba anestesia total. La red se partió de risa con ella, casi tanto como cuando la vio vestida con un mono fucsia y los dientes esmaltados a topos. Su última aventura tuitera ha sido un mensaje en el que admitía estar aburrida y proponía como opción para evadir el tedio “sacarse una fotografía desnuda fumando”. Teniendo en cuenta que este tipo de instantáneas son la marca de agua de Rihanna, el tuit se hizo viral. Había pelea a la vista. Jessie negó que la de Barbados fuera el objeto de mofa de sus 140 caracteres, pero como la chica es como es, a renglón seguido mandó otro mensaje: “Creo que las fotos de hombres y mujeres fumando en la red es excesiva. Se ha vuelto una moda. Y no me mola. Es mi opinión y tengo derecho a tener una”. Opiniones siempre tendrás, Jessie; carrera, igual pronto ya no.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados