Boris Izaguirre, en la cama con Torito

Torito y Boris. Dos iconos frente a frente en el número de febrero de ‘Primera Línea’, en el que el escritor, guionista, presentador y polemista se desnuda sin quitarse ni el alfiler de la corbata.

Boris, en la-cama-con-Torito
Entrevista: Quique Jiménez 'Torito' / Fotos: Joan Crisol | 21/01/2013 - 13:45

En nuestro número de febrero, ya en quioscos, invitamos a Boris Izaguirre a En la cama con Torito. El glamouroso icono mediático nos cuenta que le invitaron a participar en el proyecto político de Mario Conde, que dejó de hacer tríos porque se caía de camas ajenas y volvía a casa lleno de moratones o que cierta vez le ofrecieron sexo oral en los baños de una discoteca a cambio de una cita con Javier Sardà.

Como buen anfitrión que es, Torito le prepara a Boris Izaguirre un recibimiento a la altura del personaje: le esperan un pulcro interior de hotel, un sofá de cuero y cuatro lectores de su obra literaria en paños menores. El polemista venezolano agradece el encuentro con estos fans tan sexys, pero niega que necesite que le masajeen el ego de esta manera para desear acostarse con ellos: lo haría igualmente, aunque prefirieran leerse a Dan Brown.

Ahí arranca una sesión en la que el venezolano exhibe su esbelta figura, su buena percha para el smoking (“es lo que luzco mejor: parecemos hechos el uno para el otro, me lo ha dicho hasta Rafa Nadal”), temple para lucir batas de seda y suficiente osadía para no parecer un golfista retirado cuando se calza unos Oxford e dos colores.

Sin desperdicio

Pero siendo esto un encuentro con Torito, estaba claro que el estilo no iba a ser el único tema a tratar en la entrevista. Nuestro entrevistador arranca algunas confesiones sexuales de Boris que valen su peso en oro. Si algunos pensaban que ya lo sabían todo sobre el autor de ‘Villa Diamante’, no tienen más que acercarse a este reportaje para confirmar que vivían en la inopia.

Aquí, Boris nos explica su pasión adolescente por los tríos y cómo cada que vez que hacía uno se caía de la cama. Al llegar a casa magullado, sus padres le preguntaban: “¿Vienes de otro trío?”. También confiesa que, aunque pudiera parecer que ‘Crónicas Marcianas’ era un antro de vicio y perdición, donde realmente se puso cachondo fue durante una visita al programa de Ana Rosa.

De los tiempos de ‘Crónicas…’ también recuerda el día en que se durmió en plató y Sardà le pasó un post it en el que se leía: ‘¿Hoy también cobras?’. “Sueño con ese momento y pido perdón”, confiesa, para luego contarnos cómo una noche, durante una salida post programa alguien le ofreció sexo oral si le presentaba a Sardà. “Retiré discretamente mi miembro de esa persona y fui a contárselo a Sardà”, recuerda.

Puedes ver la sesión fotográfica y leer la entrevista completa en el número de febrero de ‘Primera Lïnea’, ya en quioscos.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados