Coalición Canalla 5 bares con (galería de) arte

Damos la vuelta a España a través de un puñado de locales que, además de servir todo tipo de brebajes, hacen las veces de salas de exposiciones para talentos emergentes. Preparaos para ver arte contemporáneo con cara de entendidos y con una copa en la mano.

passage
LUIS LANDEIRA | 17/09/2014 - 12:54

“Beber alcohol ayuda a entender el arte”. O, al menos, eso dice David Walsh, millonario, coleccionista de arte y borrachín empedernido. Y puede que tenga razón: con una copa en la mano, todo se ve mucho más claro. Sí, incluso ese enigmático lienzo lleno de borrones que, si estamos sobrios, nos parecería una soberana tomadura de pelo.

Por eso, vamos a hacer una ruta por cinco locales ibéricos (sitos en otras tantas localidades) que tienen, como poco, dos cosas en común: en ellos se cuelgan lienzos y se sirven copas. Acompáñanos en nuestro periplo etílico-artístico por un quinteto de bares, que te dará la coartada intelectual que necesitas para agarrarte una cogorza del quince.

 

Cosmo (Enric Granados 3, Barcelona)

Un flamante local de moda, engalanado con una decoración deliciosa, de moderno estilo minimalista pero con trufada con ciertos elementos retro. Sus vinos y cervezas son tan selectos como sus exposiciones: por aquí han pasado artistas underground tan interesantes como Angela Dalinger, Joan Cornellà o Twee Muizen. La galería se encuentra al fondo del bar, para que llegues a los cuadros con unas copas de más.

cosmo

 

El Café de Macondo (San Andrés 106, A Coruña)

Bautizado con el nombre de aquel pueblo inventado por Gabriel García Márquez, este cafetín es uno de los epicentros culturales de la ciudad gallega. Aquí se organizan exposiciones, tanto de pintura como de fotografía, pero además sirve de punto de encuentro para artistas, escritores e intelectuales. Incluso se celebran tertulias literarias, regadas por caldos de la tierra, cafés mariñeiros o copazos de primeras marcas.

 macondo

 

KikeKeller (Corredera Baja de San Pablo 17, Madrid)

El Triángulo de Ballesta (o Triball) está limitado por las calles Fuencarral, Gran Vía y Corredera Baja de San Pablo. Aquí se han transformado viejos tugurios en negocios tan bohemios como esta mezcla de galería de arte, tienda de diseño y coctelería. Cada pieza que decora el espacio es una obra de arte en sí misma, dando como resultado un auténtico festival vintage que, en el fondo y en la forma, no puede ser más coherente.

 kikekeller

 

Passage (Plaza de la Laguna, s/n, Ayamonte)

En el casco antiguo de la ciudad fronteriza de Ayamonte (Huelva), tenemos este pequeño local que, por su acogedora atmósfera, encajaría más en cualquier villa francesa que en la localidad andaluza donde se encuentra. Ideal tanto para picar algo como para degustar las primeras copas, sus gruesos muros sostienen vistosas exposiciones pictóricas y fotográficas, de artistas como Violeta Gill, Manuel Blandón o Laura Rodríguez.

passage

 

Ambigú (San Vicente 5, Bilbao)

La ciudad del Guggenheim es rica en pequeñas salas de exposiciones o locales mixtos como este bar restaurante con mucha arte. Cada semana, cambian su carta de cocina norteña, y, además, exponen a un nuevo artista emergente en sus paredes anaranjadas. Por aquí han pasado, entre otros, Álvaro Acinas, LarraitzconPompa y Miriam Alcaiz. Tras la cena, el local se transforma en un club abierto a conciertos y sesiones de DJs.

ambigu

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados