Coalición Canalla Boom, el festival integral

Trance, psicodelia, chill out, artes visuales, performances, meditación y playa. Todo esto y mucho más en este explosivo festival que se celebra en Idanha-a-Nova, Portugal.

Boom
Luis Landeira / Fotos: Archivo | 29/07/2014 - 11:46

Ubicado en el distrito de Castelo Branco, Idanha-a-Nova es un municipio de casi 1.500 kilómetros cuadrados, habitados por unas 11.000 personas.

Sin embargo, cada dos años su población se quintuplica. El motivo es que allí se celebra el Boom Festival, uno de los eventos de música electrónica más originales y divertidos del mundo.

Tras la apoteósica edición del 2012, afrontan el reto de llegar todavía más lejos este año, en su décima edición, que tendrá lugar del 4 al 11 de agosto y ofrece un cartel y unas actividades que, literalmente, te harán alucinar por colores.

Acompáñanos, pues, en un viaje sin retorno a una nueva dimensión de la imagen, el sonido y la espiritualidad.

 

Celebración neo-tribal

Dj’s, actuaciones en directo, video jockeys, performers, decoradores, artistas plásticos… Un vibrante flujo de energía creativa se concentra cada dos años en el Boom, que desde 1997 propicia un diálogo entre música, arte, conciencia y también arquitectura: este año, el equipo del festival y diferentes creadores reinterpretarán la Sagrada Familia de Gaudí.

El Boom se celebra en un entorno natural, que es escrupulosamente respetado por la infraestructura del evento. Los aseos son de compost, la energía procede de fuentes alternativas, las edificaciones están construidas con materiales ecológicos y disponen de más de 30 kilómetros cuadrados de zonas verdes, donde se cultivan todo tipo de plantas.

La pista central se llama Dance Temple y es una inmensa explanada decorada con espectaculares escenarios, donde actúan grupos y dj’s que basculan entre el trance orgánico y el techno progresivo. Este año vendrán más de 70 artistas, entre los que destacan Ectogasmics, Mind Distortion System, Zen Mechanics o Perfect Strangers.

 

Crápulas en el paraíso

Festival poliédrico donde los haya, el Boom tiene otros espacios alrededor de la pista central, como el psicodélico Alchemy Circle o el Museo de Arte Visionario. Y para relajarse, los Chill Out Gardens, con vistas al lago, o el Utopia Boom Landing, unas jaimas junto al agua para refrescarse, recibir masajes y escuchar música suave durante el día.

En cuanto a las actividades alternativas, está el Liminal Village, donde se dan charlas sobre ciencia, sabiduría y pensamiento radical; el Healing Area, una suerte de útero para probar distintos tipos de terapias espirituales, drogas inteligentes y meditaciones trascendentales; o el Central Plaza, un escenario interactivo abierto a la performance.

Eso por no hablar de Sacred Fire, una zona decorada con esculturas naturales repleta de restaurantes orgánicos, mercadillos y actuaciones de música africana, psych rock o dub. El Boom Festival es, pues, una forma de ocio diferente, donde psiconautas y fiesteros expanden sus consciencias a través de la experiencia conjunta. Únete a ellos.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados