Coalición canalla: el bar congelado

Así es una noche cualquiera en Ice Barcelona, una sala hecha completamente de hielo en la que se respira una temperatura de 20 grados bajo cero. ¡Abrígate y entra con nosotros!

Ice Barcelona, el bar del frío
Luis Landeira | 04/01/2013 - 9:21

“Dance. Bum rush the speaker that booms. Ice Ice baby”, cantaba Vanilla Ice en un hit que parecía dedicado al Ice Barcelona, un lugar escalofriante que merece la pena visitar, aunque solo sea una vez en la vida.

El primer bar de hielo se inauguró en 1994 en el Icehotel de Jukkasjärvi (Suecia) y luego se exportó a ciudades como Estocolmo, Copenhague, Londres, Oslo o Tokio. Sin embargo, el Ice Barcelona es único: el primer “ice bar” del mundo situado en una playa.

Abrió sus puertas en noviembre de 2007 y, desde entonces, no ha parado de recibir visitantes ansiosos por tomar un trago en este increíble iglú de la marcha, donde las paredes, la barra, todos los muebles y hasta los vasos están fabricados con hielo. La sensación es la de estar en Hoth, aquel planeta helado del universo Star Wars que alcanzaba temperaturas de -32º por el día y -60º por la noche.

Sin llegar a tanto, la temperatura del Ice Barcelona oscila entre los 2 y los 20 grados bajo cero, según el número de personas que haya en su interior. Por eso, en la entrada del bar te dan un chaquetón ártico plateado y un par de guantes negros. Pero, si lo prefieres, ¡te puedes traer tu propia ropa de esquí!

Viaje a los sueños polares

En el interior del bar, uno se queda fascinado contemplando la gélida decoración, la hipnótica iluminación y las increíbles esculturas de hielo, que son renovadas periódicamente. La de la Sagrada Familia de Gaudí es sencillamente brillante. En este marco incomparable puedes degustar cócteles (con o sin alcohol) especialmente preparados para las condiciones de frío, pero no se sirven bebidas con gas, ya que harían explotar los vasos de hielo.

El tiempo de estancia en el bar es libre, aunque pocos aguantan más de 45 minutos. Después, lo suyo es subir a la terraza, que tiene descenso directo a la playa, vistas al mar y está equipada con cierre móvil y calefacción portátil.

Tras sus apoteósico fiestón de Nochevieja, en el que llenaron la terraza de nieve, champán, DJs y manjares, ofrecen una gran oferta para la dura cuesta de enero: si reservas antes de ir, te cobran la entrada a 10 euros en lugar de 15. Copa incluida.

El Ice Barcelona está en la calle Ramón Trias 2, y para llegar hay que bajar a la Playa de Somorrostro por las escaleras del Casino de Barcelona, bien por la calle Marina o bien por la cuesta de Trelawny. Está entre los clubs de moda Shoko y Sotavento.

En cualquier caso, no es el único club de hielo que existe en Celtiberia. En la capital, en la calle Conde de Romanones 3, hay otro, llamado Icebar Madrid. Este no tiene terraza ni playa, pero bien vale para beber, tiritar y meterte en el pellejo de un personaje de George R. R. Martin: “Sintió la nieve en las pestañas, la saboreó en los labios… Era el sabor de Invernalia, el sabor de la inocencia, el sabor de los sueños”.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados