Coalición Canalla: Kartel Lounge, el embrujo de Shanghái

En la metrópolis más grande y poblada de China descubrimos un lujoso club de tres plantas donde es posible comer, beber, fumar y rascar el cielo.

De vez en cuando, el Kartel alberga actuaciones musicales
Luis Landeira | 19/06/2013 - 9:21

23 millones de habitantes se apiñan en las calles y edificios de Shanghái. Una ciudad fundada hace la friolera de mil años antes de Cristo y que por tanto posee una larga historia, aunque las huellas de su rica tradición cada vez están más sepultadas bajo centros comerciales y rascacielos. Porque, hoy por hoy, Shanghái es capital del futuro y estandarte del capitalismo extremo oriental.

Y, como todo epicentro financiero, esta ciudad posee una gran oferta de ocio, que se traduce en sobreabundancia de atracciones turísticas, tiendas, restaurantes y locales nocturnos. Dentro de estos últimos, brilla con luz tenue Kartel, que viene a ser la última frontera en coctelerías/terrazas/bodegas de lujo. ¿Entramos?

Tres clubes en uno

Lo mejor del Kartel son, sin duda, sus tres ambientes: situados cada uno en una planta, que te permiten disfrutar de tres experiencias sin poner un pie en la calle. El piso principal es un lujoso salón, con iluminación azulada, cómodos butacones y una gran bodega con una selección de 20 vinos. Ideal para cenar tranquilamente antes de pasar a los copazos.

En la planta de abajo, tenemos una especie de club de caballeros. La decoración es más sobria y elegante que en el salón, y dispone de todo lo necesario para tener una reunión de amigos o de negocios, mientras se paladea un combinado de primera marca y un habano Trinidad. Los ventanales y los espejos se ocupan de distraer la mirada.

Pero, como suele ocurrir en estos casos, lo mejor es la terraza, sobre todo en fechas tan cálidas como estas. Su estética es sencilla, pero las vistas de 360 grados del barrio de French Concession son tan espectaculares que te tendrán que sacar de allí a rastras cuando, a eso de las tres de la madrugada, llegue la hora de echar el cierre.

Cócteles con vino y ritmos house

Hasta ahora hemos hablado del esqueleto. Pero el Kartel no sería nada sin sus materias primas. En primer lugar, una carta de ambrosías de inspiración italo-francesa en la que destacan quesos, risottos o un tartar de salmón para chuparse los dedos. Y si lo riegas con algún vino de la bodega (un borgoña, por ejemplo) ya puedes morir tranquilo.

Luego está el menu drink, que dispone de todo tipo de bebidas: desde absenta de primera hasta cócteles clásicos. Pero, sobre todo, merece la pena catar las peculiares mezclas de la casa: Kartel ha optado por la novísima tendencia del cóctel con vino. Ahí está, por ejemplo, el Martini Mulled, con tinto, ron, limón, canela y Drambuie. Una auténtica bomba.

Y, por último, está la música. Amén de ocasionales actuaciones en vivo, de los platos se ocupan titanes de la talla de Emmanuel Santarromana, DJ que cuenta con una dilatada trayectoria amenizando eventos de lujo. Su house chic y su disco lounge son del todo irresistibles. Así que, nada, como diría un ciudadano chino, “wudao”, o sea… ¡a bailar!

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados