Coalición Canalla: Lux, la discoteca de John Malkovich

Pasamos una noche loca en Lux Frágil, el superclub lisboeta fundado por el afamado protagonista de ‘Las amistades peligrosas’.

Dita von Teese en el Lux
Luis Landeira | 19/03/2013 - 10:54

“No volverás, Lisboa antigua y señorial, a ser morada feudal de tu esplendor ideal… Las fiestas y los lucidos saraos, y los pregones al amanecer ya nunca volverán”, cantó Amália Rodrigues. Pese al pesimismo que desprende la frase de la reina del fado, lo cierto es que la noche lisboeta contemporánea es una de las más ricas, famosas, cosmopolitas y celebradas de los cinco continentes.

Además de los bares del Barrio Alto o de Santos, están las discotecas, que abarcan los más variados estilos. Algunas de las más concurridas son Las Docas, Lust, Plateau, Kapital y, por supuesto, Lux Frágil, propiedad del actor John Malkovich, que se ha convertido en una de las mecas del clubbing europeo.

Lux queda un poco apartada del centro de Lisboa. Está en la avenida Infante Dom Henrique con Cais da Pedra, en la zona de la estación de Santa Apolónia. Por eso, es recomendable coger un taxi para acercarse a ella. Su decoración, su música, su ambiente y sus vistas merecen el esfuerzo. Conque para allá que vamos.

Entre el techno y el chill out

Si llegamos a partir de las 3 de la mañana y es fin de semana, nos tocará hacer cola. Sorprendentemente, la entrada solo cuesta 12 euros e incluye dos consumiciones. Eso sí, hay que ir bien vestido y mejor acompañado porque, si no, los porteros pueden llegar a exigir hasta 250 euros por entrar: una forma como otra cualquiera de mandarte a paseo.

La discoteca tiene varios espacios distintos. Nada más entrar, estás en el piso superior, decorado con una exquisita estética 70s y ambientado tipo cóctel bar. Suena música alternativa o chill out y es ideal para tomarse un par de copas sin sobresaltos… antes de lanzarse a la vorágine del piso inferior.

Porque, efectivamente, abajo está el disco inferno: una inmensa pista de baile equipada con bafles descomunales, lámparas gigantescas y deslumbrantes shows de luz. La decoración varía en función de la fiesta. Y la música abarca todos los estilos, del house al techno pop, y corre a cargo de residentes como Dexter o Rui Vargas e invitados de lujo como Ricardo Villalobos, Jamie xx o Andy Weatherhall.

Abierto hasta el amanecer

Una de las citas ineludibles del Lux Frágil son las muy populares sesiones GreenRay. Orquestadas por el insigne DJ noruego Todd Terje, y con una periodicidad más o menos mensual, convierten a la sala lisboeta en un festival de “nu disco” nórdico y sonidos electrónicos retro.

En cuanto al público del club, es de gama alta, como no podía ser de otra manera. Hipsters, modernos, pijos, famosos y crápulas de todas las edades. Entre las celebrities que se han dejado ver por aquí están la actriz Cameron Diaz, el cantante Prince o la pin-up Dita von Teese, que ha hecho aquí más de un striptease.

Como fin de fiesta, salimos a la amplia terraza que, con la llegada del buen tiempo, se convierte en la zona caliente del Lux. Tiene unas espectaculares vistas al estuario del río Tajo, así que, si aguantamos lo suficiente, podremos disfrutar de un bellísimo amanecer. Y, después, a desayunar a la estación de Santa Apolónia. La mañana es joven…

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados