Coalición Canalla: Musée, el arte del crapuleo

Diseño, interiorismo, cultura de club, video, ilustración, instalaciones, fotografías, música, vanguardia, copas, desparrame… Bienvenidos a la discoteca más arty de Madrid.

Club Musée
Luis Landeira | 09/04/2013 - 16:58

Es muy divertido pillarse un colocón en una nave industrial de extrarradio y acabar en un afer subterráneo. Pero, de vez en cuando, el cuerpo nos pide formas de diversión más sofisticadas. Porque, aunque suene algo pedante, la juerga también puede ser cultura… ¡y hasta arte! La resaca será la misma, pero, eso sí, con una buena coartada intelectual.

Y uno de los locales que mejor funcionan en este sentido es Club Musée: como su nombre indica, ha dado con el perfecto equilibrio entre un museo de arte contemporáneo y una discoteca. Así que, nada, consigue unas gafas de pasta y entra con nosotros a disfrutar de esta incomparable experiencia lúdico-estética.

Una fiesta para los sentidos

Ubicado en el número 33 de la calle Aberto Alcócer (en pleno barrio de Chamberí), una de las grandes bazas de Musée es su apabullante decoración. Los dueños tuvieron el acierto de encargar el diseño al Euphoria Lab de Parolio, responsable de locales tan célebres como Pacha Madrid o Le Boutique y eventos tan exitosos como el Style Trend Show.

El Musée nos recibe con un gran hall, que luego se bifurca en dos grandes salones, cada uno de los cuales dispone de una espectacular barra que sirve de escaparate para obras de arte y botellas premium. La barra “Expo” está, además, recubierta de cristal negro y dotada con dos enormes pantallas para proyectar videocreaciones variadas.

Pero la barra más larga del local está consagrada al arte y cuenta con una gran escultura tipográfica e ilustraciones iluminadas con proyectores RGB Led. Tras ponernos contentos con unos lingotazos de luxe, nos lanzamos a la pista, a practicar el postureo entre efectos ópticos, juegos de espejos y otras hipnóticas sorpresas visuales y sensoriales.

Dos chicas por cada chico

Pero no se vayan todavía, que aún hay más. Las paredes del Musée son una exposición permanente, integrada por cuatro artistas de relumbrón: el fotógrafo berlinés Robert Batholot, el ilustrador neoyorquino Glenn Hilario y los creadores madrileños Urraco Villarrubia y Paco Peregrín, que han creados obras especialmente para el local.

Y luego está la música: en la translúcida cabina del club pinchan Juan Morales, JP Candela o Mickey Pavón, entre otros; ellos nos sirven atinadas selecciones de electrónica, house, rock y oldies. Por si fuera poco, las sesiones suelen completarse con la colaboración de percusionistas como Lenny X o violinistas como Pablo Navarro.

En cuanto al público, es muy variopinto, de nivel medio-alto y ronda la treintena. Exceptuando, claro, la sesión de los jueves, llamada Museeito, que baja la edad hasta los 21-23 años. En cuanto a la proporción entre ambos sexos, viene ser, más o menos, la misma que había en la Ciudad del Surf de Jan & Dean: dos chicas por cada chico. ¿Alguien da más?

 

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados