Coalición canalla: Mutis, un club muy privado

Descubrimos uno de los secretos mejor guardados de Barcelona: el lugar donde se reúne la crème de los crápulas. Russell Crowe, Javier Bardem o Robert de Niro son asiduos.

Mutis
Luis Landeira | 15/01/2013 - 12:03

“Un espacio privado reservado a sibaritas amantes de la buena educación canallesca”. Así define su dueño, Kim Díaz, el Mutis Privat Club, uno de los rincones más codiciados de la Ciudad Condal. No tiene teléfono de reservas, ni página web. Y se encuentra escondido en un piso del Eixample, en el 192 de Pau Claris, justo encima del Bar Mut (www.barmut.com), restaurante de moda que enamoró al mismísimo Robert de Niro.

Sin ninguna forma de contacto, la única manera de entrar en el Mutis es conocer a un socio que te recomiende… y superar el rito iniciático, consistente en una cena con su posterior noche de juerga orquestada por Kim Díaz, el enigmático y extravagante anfitrión. Entonces, quizás (sólo quizás) puedas formar parte de esta auténtica jet set de calaveras: 450 socios entre los que hay importantes financieros, artistas, empresarios, cocineros, abogados o políticos.

Comer, beber, fumar

Según Kim Díaz, el Mutis (o, como él suele decir, “mi casa”) pretende recuperar un poco el espíritu arty, sofisticado y bohemio de la gauche divine y el club Boccacio. Para ello, ha decorado el local de forma tan exquisita como acogedora: paredes y techo dorados, sofás Chester, taburetes rescatados de un cabaret berlinés, cortinas de terciopelo negro y hasta un piano de cola blanco. Todo ello, ambientado con luz tenue y una excelente selección musical, aderezada con actuaciones en directo.

Amén de riquísimos cócteles, en el Mutis también se pueden degustar todo tipo de manjares, entre los que destacan las gambas de Palamós o el solomillo con foie. Y si, en los postres, te apetece echar un cigarrito, no hay problema: aquí está permitido fumar. La idea es que el cliente se sienta como en casa de un buen amigo… pero eso no quita para que haya ciertas normas de decoro: si das la nota estridente, te ponen de patitas en la calle. En este sentido, da igual lo rico o famoso que seas.

El mejor bar de Europa

Precisamente por sus normas y su inaccesibilidad, el Mutis les encanta a los famosos. Aquí son unos socios más, que deben atravesar los severos filtros de acceso: decir su contraseña a dos estrafalarios recepcionistas y colocar el pulgar sobre un panel electrónico que certifique que, efectivamente, pueden pasar.

Por el Mutis se suelen dejar caer luminarias como Russell Crowe, Woody Allen, Javier Bardem, Macaco o Pau Donés. No es raro que, cuando se juntan varios artistas acaben protagonizando espectáculos improvisados, en los que se mezclan chistes, monólogos, performances y pequeños conciertos. Estamos en un club en el que todo es posible.

Si tienes la suerte de pasar una noche en el Mutis, es probable que nunca la olvides. Pero, si quieres volver, promete guardar el secreto, como el resto de los socios. Aunque alguien ha debido irse de la lengua: el Mutis está considerado como el mejor bar de Europa (y 16º del mundo) por la prestigiosa revista británica ‘Drinks International’. Y es que, como bien dijo Marcel Mart, “la mejor fuente de información son las personas que han prometido no contárselo a otros”.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados