Coalición Canalla: Ramses Life & Food, un club de vanguardia

Discoteca, cocktail bar, salón, show cooking y restaurante de lujo, todo junto pero no revuelto en el mismo local. Así es el club madrileño favorito del director de cine David Lynch.

Luis Landeira | 28/10/2013 - 9:49

Pocos diseñadores de interiores han alcanzado la fama del francés Philippe Starck. Responsable, entre otras virguerías, del Café Costes de París, el bar-lounge Felix de Hong Kong o de varios lujosos locales del Morgans Hotel Group, Starck es sinónimo de elegancia, sofisticación y exclusividad: “Es vital saber ser diferente” es uno de sus lemas.

Ese espíritu “diferente” flota en todos los rincones del Ramses Life & Food, uno de los clubes madrileños en boga. Un lugar único que se convirtió en el escenario perfecto para albergar la aún reciente cena oficial de David Lynch con varios personajes del mundillo cultural celtibérico. ¿Pasamos a conocerlo?

 

Una nueva dimensión del lujo

Aunque para la cena de Lynch la diseñadora Lily Blossom redecoró temporalmente una de las estancias del Ramsés al estilo ‘Inland Empire’, el club entero podría haber dado el pego sin tocarlo. Su hipnótico encanto bascula entre el más insultante lujo y el urban underground, y da como resultado la inquietante sensación de que aquí todo-es-posible.

Dividido en tres amplias plantas, el local alberga cinco espacios completamente distintos pero con la misma filosofía. Nada más entrar, está el Champagne Bar, una imponente barra retroiluminada para tomar un copazo premium o un cóctel molecular, mientras contemplas la pantalla de video y las no menos hipnóticas vistas de la Puerta de Alcalá.

Escaleras arriba, está el Bistro, con su decoración neobarroca y su alta cocina, orquestada por el chef Ricard Camarena (estrella Michelin y dos soles Repsol). A su vez, el Bistro se divide en cinco espacios más reducidos, cada uno con una decoración particular y un nombre propio: Dior, Christine, Black, Haima y Dom Pérignon.

Delicias subterráneas

En la planta baja, amén de los alucinógenos aseos, encontramos el restaurante Petit, también regido por Camarena, pero de estética más moderna y sencilla, pese a los candelabros y a las sillas Starck. Por ello, se recomienda el Petit para reuniones más informales. A partir de la medianoche, su barra frontal se transforma en discotequita.

La Delicatessen Room, también en la planta baja, es una sala equipada con todo lo necesario para fiestas de cumpleaños, catas, exposiciones y demás eventos privados. Tiene barra propia, mesa de dj, proyectores de video, pantallas de plasma… Se añaden o se eliminan elementos en función de las necesidades particulares de cada evento.

Y, por último, está la terraza, una de las más concurridas de la ciudad, tanto en invierno como en verano. Famoso es su Brunch (sábados y domingos a mediodía), lleno de ambrosías, cócteles, música en vivo y fiestas temáticas. Así es el Ramses: un universo paralelo de brillantes paredes y oscuro hedonismo. “Un mundo extraño”, que diría Lynch.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados