Coalición Canalla Red Sea Star, el bar submarino

¿Te apetece tomar una copa bajo el mar? Pues vente con nosotros a la ciudad costera de Eilat (Israel), donde se encuentra el único bar-restaurante-club submarino del mundo.

Red Sea Star
Luis Landeira | 11/03/2014 - 10:51

A caballo entre el Mar Rojo y el desierto del Neguev, a una hora en avión desde Tel-Aviv, se encuentra la preciosa ciudad de Eilat. Estamos hablando de un paraíso terrenal situado en el vértice más meridional de Israel, rodeado de un deslumbrante paisaje en el que el azul oscuro del mar contrata con las rojizas montañas de Edom.

Ahora que ha llegado por fin el buen tiempo, Eilat es un codiciado destino turístico, que se llena de visitantes de todo el mundo, que vienen a admirar la belleza del entorno, pero también a hacer compras (es zona libre de impuestos) y disfrutar de su bulliciosa vida nocturna, donde hay locales tan curiosos como el bar submarino Red Sea Star. Vamos a conocerlo.

 

Buceando sin mojarse

¿Cómo? ¿Que no te has traído bañador? No importa. Para acceder al Red Sea Star ni siquiera hace falta saber nadar, basta con saber andar y atravesar el puente de 70 metros que une la costa con la plataforma principal del Star. Una vez en ella, descenderemos al local propiamente dicho, que se encuentra a cinco metros bajo el nivel del mar.

Creado por la prestigiosa diseñadora Ayala Shperling Tzafaty, el Red Sea Star tiene forma de estrella y está ambientado en perfecta armonía con el fondo marino. En su decoración destacan más de 60 gigantescos ventanales de caprichosas formas en paredes y techos, sillas en forma de pulpos o esas lámparas que se asemejan a medusas luminescentes.

Otro detalle que contribuye a crear un ambiente único es el suelo de arena real, cubierto por una capa transparente de resina epoxy, que nos da la sensación de estar paseando por la orilla (o, mejor dicho, por el fondo) del mar. Por si fuera poco, el local fue construido respetando meticulosamente el entorno submarino y las formas de vida que en él habitan.

 

Música, copas y frutos marinos

Pero que el Red Sea Star sea un proyecto ecológico no significa que en su restaurante (con capacidad para 105 personas) no se cocinen criaturas de la tierra y la mar salada. En su carta hay un gran surtido de carnes, pescados y mariscos, servidos en mesas con vistas al fondo del mar, que dan una nueva dimensión a la experiencia gastronómica.

Pegado al restaurante, está el bar, también rodeado de ventanales, para degustar todo tipo de cervezas y combinados mientras se contemplan los pececillos. Y arriba, en el tejado del local, a 10 metros sobre el nivel del mar, está la discoteca, con capacidad para 300 personas y música de baile de los 60, 70 y 80 pinchada por el DJ Gil Almaliach.

Abierta a reservas para fiestas privadas, la discoteca del Red Sea Star tiene unas vistas únicas, que poco tienen que envidiar a las del bar submarino: el inmenso mar, el cielo plomizo, las montañas Ecom y las resplandecientes luces de las ciudades de Eilat y de Aqaba. Por cierto, abren 365 días al año, de 10 de la mañana a 3 de la madrugada.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Jimena Lago: "El valor de una actriz X no se mide por el número de pollas que le meten"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados