Coalición Canalla: The Gin Room, ginebra y lujo

Nos tomamos la primera copa de la noche en este elegante y exclusivo bar madrileño donde los fanáticos del gin tonic encontrarán su refugio.

The Gin Room
Luis Landeira | 28/08/2013 - 9:27

Hace poco más de un lustro, el gin tonic aún era una bebida minoritaria que, según ciertos estudios, sólo pedían alrededor del 3% de los consumidores de copas. No en vano, en el mercado español sólo se encontraban un puñado de marcas clásicas, como Beefeater, Tanqueray, Gordon’s, Bombay o la malagueña Larios.

Pero de un tiempo a esta parte, el gin tonic se ha puesto de moda y ya rivaliza en popularidad con los tradicionales reyes de la noche: el ron-cola y el whisky-cola. La prueba es que existen más de 220 ginebras y 30 tónicas disponibles. Y también bares especializados como The Gin Room, un pequeño estanque etílico situado en la calle Academia 7, cerca del madrileño parque del Retiro.

 

Solo para sibaritas

Lo primero que llama la atención en The Gin Room es la decoración, en tonos blancos, dorados y negros. La autora es la interiorista María Barrero, que ha armonizado distintos elementos creados por diseñadores como Philippe Starck. El resultado es cosmopolita y acogedor, con un ambiente que recuerda al de las coctelerías neoyorquinas.

La idea de los dueños del local, el empresario Juan Pineda y el barman Carlos Olivares, era crear un limbo etílico donde la clientela pudiera relajarse después del trabajo, tomando un trago de ginebra combinado con algo de picoteo. De ahí que su horario de apertura sea relativamente tempranero: de lunes a sábado, a partir de las 4 de la tarde.

Aunque en The Gin Room preparan cualquier tipo de cóctel, la carta solo incluye gin tonics, cuya fórmula se explica con pelos y señales. Entre las marcas de ginebra más codiciadas del lugar, está la exclusivísima Citadelle Reserva (mezclada con lemon grass y oro comestible) de la que sólo se fabrican 8.000 botellas al año.

 

Gastrococtelería de altura

Para potenciar al máximo el sabor y los efectos del gin tonic, el sabio bartender de la casa ha optado por unir cada tipo de ginebra con selectos bocados gourmet, preparados a base de exquisitos productos de la tierra y el mar, y maridados a través de un escrupuloso análisis de los sabores y aromas de los distintos tragos.

Por ejemplo, las navajas de Finisterre sobre cama de puré tibio trufado con cachelos, casan a la perfección con la ginebra Citadelle Clásica o Magellan. Y el jamón o el lomo de Guijuelo hace estupendas migas con la especiada ginebra mediterránea Gin Mare. Y, para culminar, coulant de chocolate con un buen trago de Brockmans. Una bomba.

Decir, por último, que existe un platillo para cada una de las 30 propuestas de la carta de bebidas. Es, pues, un planazo casi infalible para conseguir que esa chica dura de pelar se emborrache al fin y caiga rendida en tus brazos. Esto, por supuesto, suponiendo que tras tropecientos gin tonics tú sigas manteniéndote en pie de guerra.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados