Coalición Canalla: Trashin Club, la discoteca de las pin-ups

Nuestro deambular por los locales más canallas del mundo nos llevan hoy al Trashin’, un club de Barcelona donde se reúnen muchas tribus urbanas y en el que se celebró la fiesta de las Suicide Girls españolas hace unas semanas.

TRASHIN1
LUIS LANDEIRA / FOTOS: MIQUEL BENÍTEZ | 19/02/2014 - 11:05

Entre los millones de páginas web eróticas que flotan en el ciberespacio como botellas en el agua, hay pocas que hayan alcanzado la categoría “de culto”. www.suicidegirls.com es una de ellas. Desde 2001, desnuda y retrata a chicas de estética “alternativa” y, hoy por hoy, es una verdadera leyenda para los amantes de la belleza gótica, emo o indie-punk.

Todo esto viene a cuento porque hay un club en Barcelona lleno de este tipo de chicas, tatuadas, agujereadas, jóvenes y sexys. Se llama Trashin’, hace un mes albergó la fiesta oficial de Suicide Girls España 2014 (encontraréis una crónica del evento en nuestro ejemplar de marzo, ya a la venta en kioscos) y ahora montan otra dedicada a las pin-ups. Al saber todo esto, no pudimos resistirlo y nos dejamos caer por allí. Esto fue lo que encontramos.

 

Rockea o muere

Trashin’ nació el 23 de noviembre de 2013, en el New York Club (ahora The Apartment), en el número 5 de la calle Escudellers. Su objetivo era, ante todo, ofrecer música punk, rock y metal a un público joven formado por modernos, rockerillos, raperos y hasta skaters con ganas de escuchar música de guitarras y aparearse con chicas de su mismo rollo.

El nombre Trashin’ viene de la película homónima de skate, estrenada en 1986 y protagonizada por un jovencísimo Josh Brolin. El filme sirvió de inspiración a la hora de abrirel club. Pero fue sólo un punto de partida retro, ya que la propuesta es totalmente moderna y enlaza con el revival ecléctico iniciado por Zombies, Nastys y demás familia.

También es retro The Apartment, el local que alberga el club, cuya decoración está basada en el estilo de los apartamentos neoyorquinos de los años 70, donde destacan los sillones de cuero, las paredes de ladrillo cocido y la luz tenue para las zonas más ocultas, aunque, en el calor de la noche, la pista se llena de luces multicolores.

Chicas, chicas y más chicas

El secreto del éxito de Trashin’, que empezó como club temporal y se ha ganado una residencia semanal, es que se abarrota de chicas sexys con estética neo-punky, post-rockera o suicide girl, llenas de tatuajes y piercings y vestidas con diminutos tops, chupas de cuero, t-shirts, medias de rejilla o shorts que dejan medio culo al aire.

Eso, sin contar con los shows eróticos que hay todos los sábados y las gogós que, amén de repartir “tiros” de licor con jeringuillas y pistolas de agua, se embarcan en explosivosespectáculos fetichistas, llenos de cuerdas, azotes y lencería rockera. Por si fuera poco, las showgirls interactúan con el público; en el Trashin’ se puede mirar… y también tocar.

Y luego, claro, está la música: una ruidosa ensalada de rock, punk y metal, cocinada por los DJs residentes y creadores del club, Hans y Guimont. ¿Su próxima parranda? La Pin-up party del sábado 22, donde, entre otras cosas, se sorteará una guitarra eléctrica decorada con motivos de Sailor Jerry, el tatuador más importante de todos los tiempos.

 

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados