Coalición Canalla: Tresor Berlin, la meca del techno

En nuestro recorrido por las discotecas y clubes del mundo, llegamos al Tresor Berlin, una de las pocas discotecas en el mundo que han pasado a la historia y han sido objeto de un documental. Así que un respeto al Tresor y a ponerse de pie y comenzar a bailar techno.

La sala principal del Tresor
LUIS LANDEIRA | 06/11/2013 - 12:43

Como bien sabrán los lectores de esta sección, el mundo está lleno de discotecas. Pero las que han conseguido pasar a la historia pueden contarse con los dedos de una mano. Ahí están, por ejemplo, Studio 54, The Hacienda, Rock Ola o la que hoy nos ocupa: Tresor Berlin ( http://tresorberlin.com ), más que un club, una auténtica leyenda del techno.

Por algo es uno de los pocos clubes del mundo que ha protagonizado un documental, titulado ‘Tresor Berlin: The vault & the electronic frontier‘ y dirigido por Mike Andrawis en 2004. Así que, si te gusta la música techno como los buenos dioses mandan, estás obligado a peregrinar al Tresor… aunque sólo sea una vez en la vida.

Central de sonidos

La leyenda del Tresor comenzó a forjarse hace 22 años, en marzo de 1991 para ser exactos, en un viejo búnker de la Segunda Guerra Mundial a pocos metros de Postdamer Platz. Allí es donde se bautizó al club como Tresor, que viene a significar “caja de hierro” en alemán. Apropiado nombre para definir a un espacio tan austero y oscuro como este.

En aquel búnker ubicado bajo unos grandes almacenes, el techno sonaba mejor que nunca: frío, puro e industrial. Con esta acústica privilegiada y unos diestros DJs, Tresor se transformó en el mejor club electrónico del mundo. Tras 14 años a tope, la discoteca se trasladó a otro lugar, no menos apropiado: una central eléctrica abandonada.

Bailando en el Tresor

 Cambió el emplazamiento, que no la filosofía. Tresor era y es un club sin florituras: sencillo y sobrio como una cárcel, sus sesiones laten en la penumbra y los DJs pinchan tras unas rejas. Gogós, pantallas de video o luces láser brillan por su ausencia. Lo que hace de Tresor en un lugar de culto es, simplemente, su música. Techno puro y duro.

Mucho más que un club

La discoteca está dividida en dos salas: Batterieraum y Tresor. La primera se encuentra en la planta baja y es el aperitivo: minimal, house y techno suave para abrir boca. Y bajando las escaleras, tras cruzar un laberíntico pasillo y un túnel de aluminio que retumba con los decibelios, llegamos a la sala Tresor, que merece punto y aparte.

En la oscura sala Tresor, suena el techno más salvaje que has escuchado en tu vida. Aquí puedes dejarte llevar, que la música se meta en tu cuerpo y lo ponga del revés. Los mejores DJs del mundo se ocupan de ello. Este mes, entre otros, revientan la pista Terrence Parker, Juan Atkins, Skurge o Cari Lekebusch y actúa el dúo Exercise One.

En la celda del Tresor

Por si fuera poco, desde 1991 la sala tiene su propio sello discográfico: Tresor Records, donde han grabado luminarias del techno de la talla de Jeff Mills, Stewar Walker o Robert Hood. ¿El público? Tan discreto como la propia sala: aquí no vienen modelos, ni hipsters, ni moscones. Sólo chalados del techno que quieren bailar como si no hubiera mañana.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados