Colición canalla: Le Boutique, un club de moda

Visitamos el punto de encuentro de los fashion victims madrileños: una discoteca decorada a imagen y semejanza de una exclusiva pasarela.

El muro audiovisual de la barra
Luis Landeira | 05/02/2013 - 10:22

Versace, Armani, Chanel, Hermés, Dior, Louis Vuitton… Las más importantes firmas de moda están en Madrid condensadas en poco más de un kilómetro cuadrado: la llamada “Milla de Oro”. Una zona ubicada en el corazón del barrio de Salamanca que se ha convertido en una Meca para los aficionados al shopping más exclusivo, casi a la altura de la Quinta Avenida neoyorquina o el Faubourg Saint-Honoré parisino.

Pero esta vez no hemos venido a la Milla de Oro a comprar, sino a beber y a bailar: en la calle Marqués de Villamagna número 10 (esquina Serrano, 45), tenemos una cita con Le Boutique, un club que reúne al público más pintón de la capital. Estilistas, modelos, diseñadores, it girls, shopaholics, periodistas de tendencias, blogueras de moda, fotógrafos, celebrities y, en general, fashion victims, se dan cita en este deslumbrante local para olvidar la crisis a base de copazos premium y postureo de luxe.

Pasarela etílica

Obra del prestigioso diseñador Parolio, la decoración de Le Boutique está basada en la estética de las mejores tiendas de ropa y las “fashion weeks” internacionales. Las tres barras y las dos zonas VIP que componen el local bordean la pista de baile, con bancadas que emulan a las “front rows” de los desfiles. En el suelo, una línea blanca marca una pasarela imaginaria.

La decoración se completa con una estupenda serie de lámparas milanesas en forma de maniquíes, un techo circular con 1.000 puntos de Píxel LED RGB, robótica y láser RGB… y, lo mejor de todo, un “videowall” de siete metros de ancho, donde proyectan fragmentos de desfiles de moda de todo el mundo y otras imágenes íntimamente relacionadas con la galaxia trendy.

Otra de las atracciones de este club es su barra principal, llamada “Boutique Champagne Fetish”, tras la cual podemos ver un expositor de cristal espejado donde, junto a botellas de ediciones limitadas, se exhiben zapatos de las colecciones más legendarias de Christian Louboutin. Todo un regalo para los fetichistas.

Prêt-à-danser

Ni siquiera en los aseos puedes olvidar que estás en un club “de moda”. Las paredes están llenas de motivos fashion impresos sobre madera. Y, sobre cada lavabo, un espejo diseñado como una revista de tendencias, de manera que cuando ves tu imagen reflejada, parece que estás estampado en la portada.

Además, en el servicio de chicas las cabinas están rotuladas con nombres de top models legendarias como Linda (Evangelista), Kate (Moss), Naomi (Campbell) o Cindy (Crawford). Dentro de las cabinas se han instalado espejos, con ilustraciones retro iluminadas de las célebres modelos.

Y luego está la música. Los dj’s residentes del club o invitados de la talla de Arturo Sierra o Brianda Fitz-James Stuart, alternan los últimos hits del mainstream pop con sonidos electrónicos de vanguardia. Todo, eso sí, muy bailable: por algo “prêt-à-danser” es el lema del club. Aquí lo que importa es divertirse, mover el esqueleto y, por supuesto, posar. Porque, como diría Lady Gaga, “fashion put it all on me, I am anyone you want me to be”.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados