Échate un Casquet Follar en la oficina

A Casquet se le han acabado las vacaciones pero no las ganas de ofrecer consejillos para dar más morbo a nuestra vida sexual. Hoy nos instruye sobre los trucos para pegar un buen polvo en el lugar de trabajo

a00412043 8035
NOEMÍ CASQUET | 12/08/2014 - 9:28

La vuelta al trabajo puede ser sumamente deprimente después de las vacaciones. Pero es la época perfecta para cumplir esa fantasía sexual tan bien alimentada por la pornografía: follar en una oficina. Desde ‘Primera Línea‘ vamos a dar el empujón final para llevarla a cabo.

Dónde

Lo más importante es la oficina, por supuesto. En ese sentido tenemos dos claras opciones: ir un poco antes, si disponemos de las llaves, y empezar un lunes con muy buen pie. O disimular y esperar a que se vaya todo el mundo. Es esencial que no haya nadie o muy poca gente… No querrás que te pillen en otras negociaciones, ¿verdad?

Tienes que pensar en qué habitación será ya que existen diversos escenarios muy morbosos: la sala del director, tu propia mesa, el baño, la fotocopiadora o el almacén. Decide el lugar previamente para poder buscar posibles cámaras, si no quieres enseñarle a tu jefe tu faceta de actor porno amateur. Normalmente la sala del director tiene pestillo por dentro y está libre de cámaras. Y su silla es mucho más cómoda. Aunque el sitio más práctico suele ser el baño ya que tienes a tu alrededor todo lo necesario: pestillo, un sitio donde apoyarte, papel e intimidad.

Con quién

Otro factor a tener en cuenta será la persona que cumple esa fantasía contigo. Puede ser que vuestra pareja trabaje con vosotros o que la persona que os corta el hipo sea simplemente un/a compañero/a. Entonces debéis sacar todos los trucos de ligoteo que pasan de generación en generación: que si miraditas, sonrisitas, te invito a un café… Y en el bote. En la mayoría de los casos, la pareja no trabaja en el mismo lugar. Eso no es excusa. Puedes invitarla a la oficina y darle la sorpresa del millón.

Una hora antes de que abra la oficina o una hora después de que haya cerrado, estas con esa persona que te pone tiesas hasta las pestañas y es el momento ideal para echar el polvo de tu vida. Pero, ¿por dónde empiezas? No hay tiempo para largas caricias y besos apasionados que duran años luz. Es recomendable haber alimentado antes ese deseo, ya sea fantaseando sobre la escena que estás a punto de interpretar o con una buena dosis de porno. Lo primero serán esos besos apasionados y salvajes encima de la mesa o de la silla, mientras os metéis mano como dos carnívoros hambrientos, que lo sois, pero de otro tipo de carne.

Cómo

Lo más fácil es el sexo oral ya que no existe la incomodidad de dejar el condón usado en la papelera de tu jefe sabiendo que pasarán los días y el olor será perceptible, inaguantable, que dejará a todo el mundo descompuesto. Podéis probar un 69 encima de la mesa si no está llena de papeles y demás juguetitos pijos.

Una buena postura para follar es de pie, con ella encima de la mesa semitumbada. O con ella de espaldas, apoyada en la silla.

Para finalizar, lo mejor sería que ella se tragara el semen así luego no tendréis el engorro de ir con el papelito y tirarlo después. Cuando acabéis es importante dejarlo todo tal y como estaba. Se debe limpiar muy bien y sobre todo… ¡abrir las ventanas! En ese momento no seréis conscientes del olor a sexo impregnado en el ambiente pero doy fe que existe y se nota. Un chicle de menta en la boca, retoque de maquillaje, traje y falda bien puestos y podéis salir disimuladamente de la habitación.

¿Quién dijo depresión postvacacional?

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
María Lapiedra: la vida sexual de la reina del escándalo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados