Échate un Casquet Lo que no puede faltar en una escena porno

Para Casquet, el de los rodajes porno es un mundo de lociones corporales, desodorantes, enjuagues bucales y toallitas húmedas. Así lo ha vivido ella y así nos lo cuenta.

Rodaje X
Noemí Casquet Foto: Thagson | 25/07/2014 - 14:14

¿Qué hace falta para grabar una escena porno? Pues, al margen de lo que ya te imaginas (actrices, actores, cámaras, directores, extras,  ¡sexo!…), una serie de objetos que, según mi experiencia, muy rara vez o nunca faltan cuando se trata de filmar algo que ponga cachondo al personal. Aquí van unos cuantos:

 

Toallitas húmedas

El porno no se concibe sin ellas. Una de las preocupaciones centrales de todo rodaje es que no falten nunca las dichosas toallitas húmedas. Sin ellas, estamos perdidos. Sirven para casi todo. Para desmaquillar a las actrices y actores una vez terminada la escena. Para limpiar las pegajosas manchas de semen. Para que los protagonistas pueden asearse sus zonas íntimas. Para asegurarse de que cámaras de vídeo y fotográficas no tengan manchas indeseables. Y, sobre todo, para que productores y directores tengan las manos perfectas después de haber tratado con fluidos de toda índole. Los profesional del mundo del porno M-A-T-A-N por las toallitas húmedas. Arrasarán con cualquier superficie comercial que esté en condiciones de proporcionárselas.

 

Lubricante

Hasta hace cosa de un par de año, cuando consumía porno de manera habitual pero aún no había tenido la oportunidad de estar en un rodaje, me maravillaba lo bien lubricadas que estaban siempre las actrices. Ahora ya lo entiendo todo. En un rodaje, no hay persona ni objeto que visite tantas vaginas y penes como el lubricante. Está por todas partes, como apoyo inestimable para las actrices. Sobre todo, en las largas y complejas sesiones de fotos, cuando la excitación continua es casi imposible. Suelen traerlo las propias actrices, aunque algunas recurren a una alternativa más barata y, al parecer, también bastante eficaz: su saliva.

 

Pasta de dientes y enjuagues bucales

A todas horas. En todas partes. Los actores y actrices tienen una especial (y muy de agradecer, no nos engañamos) preocupación por la salud de sus bocas. Es una cuestión de higiene, profesionalidad y cortesía con sus compañeros de reparto, porque ¿acaso tú te excitarías besando a alguien con aliento a cebolla? Por eso, la imagen de actores y actrices cepillándose los dientes y tirando de elixir bucal entre escena y escena es una de las más frecuentes en los rodajes.

 

Crema solar

A casi nadie se le ocurre que vaya a necesitar crema solar durante una escena porno. Pero en cuanto acabas abrasado por el sol, con un doloroso ‘moreno gamba’, tras horas rodando al aire libre en pleno verano, aprendes la lección y ya no vuelve a olvidársete. ¿Es que acaso los profesionales no se dan cuenta de que se están cociendo vivos durante la escena? Pues mira, no siempre. Así de concentrados están en lo suyo. Y claro, luego por la noche, a ver quién duerme.

 

Aceite corporal

La mayoría de actores y actrices tienen cuerpos dignos de peregrinación. Aun así, incluso lo casi perfecto resulta mejorable, y lucir una piel lo más atractiva posible es clave cuando de lo que se trata es de exhibir desnudez ante tu público. Ahí entra el aceite corporal, que todo profesional que se precie suele llevar consigo a sus rodajes. Ver cómo se untan sus musculosos cuerpos o sus respingones traseros con ese fluido brillante es todo un espectáculo. Incluso mejor que el propio porno. A mí me gusta imaginármelos a cámara lenta, ver cómo acarician todos sus ángulos y cómo destella ese brillo erótico que hipnotiza.

 

Desodorante

Junto con la pasta de dientes, el desodorante es un accesorio imprescindible de los rodajes. Los actores y actrices sudan, y mucho, mientras están grabando. Lo dan todo delante de cámara y demuestran que saben follar como nadie. Pero el erotismo se anularía si, de repente, te llega un olor agrio de sobaco cuya onda expansiva te tira para atrás. Es por ello que el desodorante impregna a cada segundo el ambiente del rodaje y, como efecto secundario, acabamos tosiendo y buscando el único hueco donde podamos inhalar algo de oxígeno.

 

Agua

Bendita sea. Es el líquido más querido en un rodaje. Los profesionales del porno beben agua constantemente y aquellos que estamos detrás de cámara arrasamos con todas las botellas que encontramos a nuestro paso. Cuando se trabaja una media de diez horas seguidas, está claro que hay que hidratarse. Por eso, el agua está por todas partes. Y las botellas vacías, también. Si algo tiene el porno es el desorden que se forma una vez acabada la escena. Montañas de elementos capaces de enterrar a todo el equipo.

Obviamente, hay otros objetos que juegan un papel destacado en el gran juego del porno, como la lencería, los tacones de aguja, el maquillaje, la laca para el pelo o elementos que puedan hacer falta en una escena concreta, desde helados a juguetes eróticos. Yo os he hablado de algunos muy habituales y que suelen llamarme la atención. ¿Qué se os ocurre a vosotros?

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Jimena Lago: "El valor de una actriz X no se mide por el número de pollas que le meten"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados