Échate un Casquet Maquillando a Amarna

Apenas una semana después de posar para nuestra portada, Amarna Miller rodaba una escena con Juan Lucho para el legendario sello Private. Y allí estuvo Casquet, para maquillarla, ofrecerle un hombro en el de dormir y, por supuesto, no perder detalle y venir después aquí a contárnoslo todo.

Amarna Miller
Texto: Noemí Casquet / Fotos: Private | 16/04/2014 - 16:09

Cuando Private, la célebre productora que revolucionó el porno hardcore hace un par de décadas, me llamó para ofrecerme trabajo como maquilladora (sí, una de mis facetas secretas, amigos) no lo dudé ni un segundo. Me esperaba una jornada intensa de trabajo, pero me moría de ganas de volver a ver a mi hermana secreta, Amarna Miller, y conocer, por fin, a Juan Lucho.

Quedamos en la estación de Sants, en Barcelona, a una hora atroz, las nueve de la mañana. Aún con legañas y ojeras, me presenté a Xavi Escolar, de Private, y a Juan Lucho. Mientras esperábamos a Amarna, aprovechamos para charlar un rato y conocernos mejor. Yo quería compartir con Lucho la especial conexión que creo tener con él, ya que el año en que cubría mi primer festival erótico, 2011, él realizó su primer cásting porno en uno de los escenarios. Así que ahí estaba yo, en primera fila, cómo no, grabando todo lo que sucedía delante de mí y observando el potencial de ese chico tan guapo y tan chulito que se paseaba por el escenario.

Desde entonces, Lucho y yo hemos coincidido aquí y allá en lo que siempre me ha parecido un desarrollo paralelo de nuestras carreras, la suya como actor y la mía como periodista, de ahí el especial cariño que le tengo. Tras escuchar mi relato, él me dio un abrazo de esos que también expresan cariño, aunque de otro tipo, y aprovechó para preguntarme, por cuarta o quinta vez en mi vida, si no me apetece dedicarme yo también al porno. “Tienes todo el perfil, serías estupenda”, me dijo. Y yo, también por cuarta o quinta vez, le dije que ni de coña.

 

Con los mejores

Llegó Amarna, nos dimos un fuerte abrazo y subimos al tren que iba a llevarnos a todos a Sitges. La pelirroja no se encontraba demasiado bien, llevaba ya unas horas con fuertes dolores de barriga. “He pasado una jornada muy intensa en Budapest. Apenas he descansado y he comido fatal. ¡Pero estoy muy contenta! He grabado con Rocco Sifredi, he cenado con Pierre Woodman y he conocido a Ian Scott“. Para una actriz vocacional como ella había sido una experiencia estupenda codearse con los grandes del porno”.

Su historia en la gran capital del porno europeo nos dio pie para hablar durante todo el trayecto de cine X. “Yo me estoy planteando irme a vivir a Budapest, porque aquí no hay nada”, dijo Lucho. Amarna estuvo de acuerdo. Ambos actores han conseguido hacerse un hueco en el porno nacional gracias a su profesionalidad y su inteligencia, pero los dos empiezan a ver que para trabajar con regularidad y construirse una carrera sólida no hay mejor opción que hacer las maletas.

“En Budapest viven los grandes del porno americano, está la sede de productoras grandes como Evil Angel y viven muchos de los grandes del porno americano y europeo”, resumía Amarna. “Además, personalmente, no me gusta en absoluto el porno que se está haciendo ahora mismo en España, con una estética muy amateur, sin cuidar la fotografía o la imagen. Por eso, y por lo mal que suelen pagar las productoras nacionales, cada vez trabajo menos en España”.

 

Darlo todo

Llegamos a la casa donde iba a grabarse la escena y donde nos esperaba el resto del equipo de Private. Esta vez, Javier de Fuenmayor sería el encargado de dirigir la escena, además de coordinar el seguimiento a través de las redes sociales, que empezaron a arder desde el primer minuto. Amarna se estaba medicando, pero aún así no acababa de encontrarse del todo bien. Por suerte, se fue recuperando a medida que avanzaban los preparativos y realizábamos juntas la sesión de maquillaje. “Odio presentarme a una escena estando malita”, me contó ya un poco más animada. “Además, tenía muchas ganas de volver a grabar con Private, así que  menos mal que ya me encuentro mejor, porque quiero darlo todo”.

Casquet maquillando a Amarna

Tras Amarna, llegó el turno de maquillar a Lucho. El actor aprovechó nuestro rato a solas para lanzarme piropos e indirectas directísimas: que si me pones mucho, que si me das un beso, que si vamos a follar, que si me encanta tu de look pin up… Yo hice denodados esfuerzos para acabar mi trabajo de la mejor manera posible, mientras esquivaba a duras penas sus besos y manoseos, a pesar de que el chico me dejó muy claro que su miembro estaba duro como el acero.

Al cabo de unos minutos, empezaron con la sesión de fotos. Ambos estaban espectaculares y había mucha tensión sexual entre ellos. Empezó el rodaje y todo el equipazo de Private se concentró, siguiendo el guión que previamente habían preparado. Lucho y Amarna estuvieron magníficos, regalándole a la cámara una estupenda hora de sexo sin pausa. Tras la escena, nos esperaba un delicioso banquete preparado por el dueño de la casa, que es chef. Como era de suponer, comimos de maravilla.

Tocaba el segundo cambio de maquillaje así que nos pusimos manos a la obra. Mientras, aproveché para interrogar a Amarna Miller sobre su profesión. “Siempre había querido ser actriz porno, así que cuando cumplí los 18 años entré en el sector. Al cabo de un año nació Omnia-X, mi productora, y desde entonces no hemos parado de grabar y editar. La verdad es que no me puedo quejar en absoluto de cómo ha ido mi carrera: en muy poco tiempo, he rodado con mis productoras preferidas y he disfrutado plenamente de mi sexualidad en cada escena”, me contó. Por supuesto, hablamos también de su portada del mes de mayo en ‘Primera Línea’, y me aseguró que tenía unas ganas locas de verla publicada: “Disfruté muchísimo posando para un gran profesional como Joan Crisol. Trabajar con él hace que todo resulte muy sencillo”.

Recogimos todo el arsenal y volvimos a Barcelona, aunque esta vez el diálogo no fue tan vivaz y tan fluido como en el viaje de ida. Amarna dormía en mi hombro mientras Lucho estaba absorto en su smartphone. Eso sí, Xavi insistió en la estupenda experiencia que había sido trabajar con todos nosotros, empezando por una Amarna tan entregada y profesional como de costumbre y un Lucho que se había comportado como la perfecta máquina sexual que es, empalmado desde el minuto cero y follando sin parar, como mandan los cánones.

Ya en casa, me dio por pensar con una cierta nostalgia en un tipo de porno que yo apenas he conocido. Ese porno español  guionizado, ambicioso, bien interpretado y bien producido que hoy es casi una especie en peligro de extinción. Y se me ocurrió que como no encontremos entre todos una manera de resucitar algo parecido a aquello, nos espera un futuro más bien negro.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados