Échate un Casquet Todo el porno está en Boodigo

Noemí Casquet vuelve a la carga con otro de sus artículos didácticos y de interés social. Esta vez nos enseña a hacer buen uso de una de las nuevas sensaciones internautas: el buscador de porno Boodigo.

Sexo en la red
Noemí Casquet | 01/10/2014 - 10:48

Un grupo de antiguos trabajadores de Google acaba de lanzar a la red un maravilloso invento: Boodigo, el primer buscador de porno online. Sí, amigos. Por fin lo han creado.

Boodigo cuenta con una sencilla interfaz de usuario, muy similar a la del célebre buscador norteamericano, pero con una particularidad: solo rastrea porno. Así que cuando entramos en la página web www.boodigo.com nos encontramos con un espacio donde escribir nuestra lasciva palabreja. Boodigo nos da la opción añadida de poder buscar solamente en web o en la famosa red social Tumblr (un buen espacio para pajearse a costa de tórridos gifs porno).

¿Lo mejor de esta web? La frase que encontramos en la página inicial y que nos advierte que nuestra búsqueda será privada y anónima. “Search for what you’re really looking for, anonymously”. Maravilloso, ¿verdad?

Desde ‘Primera Línea’ hemos decidido poner a prueba lo que puede dar de sí esta nueva criatura del universo XXX con tres de las búsquedas más frecuentes entre los buenos aficionados: “lesbian”, “anal sex” y “BDSM”.

 

Mucho y ¿bueno?

Con la primera palabra obtenemos 55.489 resultados. No está nada mal si tenemos en cuenta que se trata, en todos o casi todos los casos, de páginas con contenidos para adultos. Eso sí, en ese inmenso zoco virtual de pornografía lésbica solo se nos ofrecen enlaces, no existe la posibilidad de acceder directamente, como en Google, a imágenes y vídeos. Una terrible carencia que suponemos que se resolverá en semanas o meses, cuando el desarrollo de la web esté más avanzado.

Lo que resulta más sorprendente es que Boodigo cuenta ya, desde el minuto cero, con enlaces patrocinados. Es decir, publicidad de las webs porno que pagan por aparecer en la primera página. Para los nostálgicos, decir que el primer resultado de la búsqueda es un perfil de Taylor Young, actriz porno de los años 70, de la que aparecen una foto y una completa reseña biográfica, con referencias a ese época dorada en que los ‘arbustos’ (entrepiernas femeninas sin depilar) eran tendencia y Taylor, junto a su hermana gemela Brooke, reinaba en el ocio adulto.

En lo que a sexo anal se refiere, la búsqueda da un resultado incluso más abrumador:  221.966 páginas, tantos de porno heterosexual como gay. Y a eso hay que añadirle, por si nos parece poco, la opción de buscar también en Tumblr.

Bastante menos cuantiosos son los resultados obtenidos buscando BDSM: 33.104, entre los que pueden encontrarse escenas de esta temática, portales porno, ignotos rincones de fotografía fetichista y webs muy especializadas que ofrecen material para introducirse en el morboso submundo del dolor y las mazmorras.

En fin, que Boodigo es una auténtica barra libre de material pornográfico con el que alimentar nuestras fantasías. El Google del porno, en fin, y puede que uno de los principales avances el género humano tras el descubrimiento del fuego. Eso sí, agradeceríamos la posibilidad de buscar directamente fotos y vídeos, para que darnos un homenaje nos resultase más cómodo y fácil. Pero no perdamos la paciencia, que todo se andará.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados