Coalición Canalla El Ámsterdam frenético de Studio 80

Nos echamos unos bailes en el club más underground de Ámsterdam: una de las mecas europeas para los amantes de la buena música electrónica.

Studio 80, Amsterdam
Luis Landeira | 09/03/2016 - 16:34

Situada en pleno centro de Ámsterdam, la Plaza Rembrandt (o, como dicen ellos, Rembrandtplein) es uno de los lugares con más encanto de la ciudad. Muy cerca de aquí vivió el célebre pintor Rembrandt van Rijn y, por eso, el vecindario ha sido muy frecuentado por artistas, turistas alternativos y bohemios de todo pelaje.

En esta zona, la concentración de hoteles, bares, clubes y locales de diversión es muy alta. Studio 80 no es una de las discotecas más famosas que hay por aquí, ni siquiera de las más grandes, pero sí posee el sólido prestigio que le dan sus ocho años de agitación noctámbula.

 

Que no pase desapercibido

El Studio 80 es un club discreto. Hay que afinar el GPS y el ojo para no pasar de largo ante su entrada, formada por dos puertas negras que bien podrían ser las de una casa de putas. El edificio es bastante antiguo y en tiempos albergó un estudio de radio nacional.

Hoy, ha sido reciclado en esta discoteca de culto, dividida en dos salas paralelas con capacidad para unas 600 personas. Entre sala y sala, tal vez como tributo a los viejos tiempos, una pequeña estación radiofónica emite vía internet programas de música electrónica relacionada con el local, que puede escucharse a través de su página web.

Como otros buenos clubes de techno, Studio 80 es oscuro y claustrofóbico, pero está equipado, acondicionado y sonorizado para que la música electrónica suene como Dios manda. La idea es que los beats se sincronicen con los latidos de tu corazón y te llegues a creer que salen de tu propio cuerpo. Como es lógico, de esta sensación tienen mucha culpa los potentes altavoces marca Martin Audio, pero también los dj’ y artistas que se ocupan de unas selecciones musicales que van del house al trance, pasando por el minimal, el hip hop, el hardcore y todos los géneros y subgéneros habidos y por haber.

Talentos locales como Joris Voorn, 2000 and One o Steve Rachmad, se alternan con estrellas internacionales de la talla de Derrick Carter, Ricardo Villalobos o Miss Kittin. En cuanto a los horarios, son extremadamente flexibles, como deberían ser (y no son) en todos los establecimientos del ramo. Por ejemplo, Boris Werner perpetró hace poco una monumental sesión de quince horas y media. Porque ese es el motto del Studio 80 en particular y del techno en general: hasta que el cuerpo aguante.

Rembrandtplein, 17. 1017 CT Ámsterdam.

 

OTROS CLUBES DE CULTO

 

SUB CLUB

Un viejo cine de barrio ubicado en un sótano de Glasgow que en los años 50 se recicló en after hours para amantes del jazz, y en 1987 se transformó en lo que es hoy: un club de techos bajos donde la música (house, funk, techno, electro) vibra a las mil maravillas.

22, Jamaica Street. Glasgow.

 

SPYBAR

Suelos de madera, paredes de ladrillo y vocación clandestina, para uno de los locales más prestigiosos de Chicago, capital mundial del clubbing. Aquí pinchan super DJs como Roger Sanchez, Jimmy Edgar o Ben UFO, y se celebra la fiesta oficial del Lollapalooza.

646, N Franklin St. Chicago.

 

ASYLUM AFTERHOURS

El after subterráneo que puso a Hawai en el mapa del house y el techno universal, gracias al trabajo de sus promotores. Dentro hay buenas vibras, excelente sonido, pinchadiscos residentes del nivel de Willis Haltom e ilustres invitados como Mr C, Lee Foss o DJ T.

816, Queen Street. Honolulu, Hawai.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Reconciliamos y desnudamos a Sofía y Suso, la pareja más ardiente de 'Gran Hermano 16'
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados