La noche es nuestra El Santander suculento de Alejandro Pelayo

El cómplice de Leonor Watling en Marlango nos invita a ponernos morados del mejor marisco regado con vinos de lujo en un Santander que se disfruta con los cinco sentidos.

Santander
Frank Hernández | 07/02/2017 - 8:30

El músico cántabro Alejandro Pelayo, director de orquesta, compositor, pianista y productor de Marlango, publica estos días en solitario ‘La herida invisible’, un delicado y minimalista álbum de piano. Se trata de una de las referencias del catálogo Música Para Un Guateque Sideral, colección de Subterfuge dedicada a música neoclásica, instrumentales, bandas sonoras, lounge music, jazz…

Alejandro compagina su trabajo con la actriz y cantante Leonor Watling en Marlango con la composición de bandas sonoras para cine, teatro y publicidad. Con él recorremos un Santander en el que abundan el marisco, la música y directo y los buenos vinos en estupenda compañía.

Marlango

 

Restaurante El Marucho

“Típico local de marineros y marisco, en Puertochico, Es mi primera parada cuando llego a Santander”, nos cuenta Alejandro. Este local abierto hace 60 años destaca por su decoracion popular con toques marineros.

Sus platos estrella son el arroz con bogavante, las cocochas de merluza, los calamares en su tinta y una gran variedad de marisco:  percebes, centollas, lagonsta, caracolillos, cigalas, mejillones, quisquillas , navajas, gambas a precios moderados. También ofrecen estupendos pescados del dia como rape, rodaballo, jago o salmonetes. No aceptan reservas y el precio medio por persona es de unos 35 euros.

Tetuán, 21.
Teléfono: 942 27 30 07.

Marucho

 

El Machi

“El Machi es otro de mis sitios favoritos en Santander”, nos explica nuestro anfitrión, “porque aquí tienen buenas rabas y buenos vinos”. Es, en verdad, un señor restaurante con una decoracion actual y luminosa que ofrece una carta con raciones marineras y picoteo santanderino cien por cien. Sus rabas son míticas. “Las preparan con calamar de la zona”, cuenta Pelao, “con harina ecológica de un molino de piedra zamorano y fritas en aceite de oliva virgen y con mucho mimo”.

También destacan los mejillones con cuatro salsas, sus guisos marineros a fuego lento como su delicioso marmitako, los pimientos rellenos de rape, los siete arroces marineros con arroz de Calasparra jugosos y melosos. Además, cuenta con un estupendo mostrador de pescado fresco y vivero, así como un vivero de marisco solo de costa con certificado de la lonja de Bustio. Aquí hay langostas, bogavantes y centollos “de los que basta con que los pruebes una vez en la vida, para saber qué se siente”. Como buena taberna marinera, el Machi está abiertos los 365 días del año. Y desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la madrugada, para que uno pueda desayunar, tomar el aperitivo, comer, tomar un pincho de tarde y cenar con copa y tertulia. Precio medio, 45 euros por persona.

Calderón de la Barca, 9.
Teléfono: 942 21 87 22

 El Machi

 

Bar Ventilador

“Es mi sitio para tomar algo por el centro. Lleva ahí toda la vida en la plaza de Cañadío”. Este pequeño y veterano bar musical es uno de los clásicos del centro de la ciudad y en él la gente acostumbra a pedir sus consumiciones en la barra para salir a degustarlas a la terraza de la plaza, aunténtico epicentro de la noche santanderina y que hace crecer aforo del local de forma exponencial. Precios muy moderados y buena música pop y rock. Ambiente relajado y publico de entre 30 a 50 años .

Plaza Cañadío s/n.
Teléfono: 942 36 50 22.

Ventilador

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Nerea Garmendia: "Me encanta que me sorprendan en el sexo y en la vida"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados