Eva Mendes: “Debería ser más seria con las cosas”

Es guapa y divertida. Tiene un lunar en la mejilla y a Ryan Gosling en la cama. Este año estrenará tres películas que prometen confirmarla como esa sex symbol a la que es mejor buscar en la cartelera que en las webs de cotilleos.

eva-mendes-deberia-ser-mas-seria-con-las-cosas
Rosa Gamazo-Robbins | 19/11/2012 - 5:00

Es otra de las (súper) latinas que han triunfado en Hollywood, y, sí, en persona también es increíblemente sexy. Eva Mendes (nacida en MIami hace 38 años), tan simpática como si nunca hubiese salido de Cuba, aparece brevemente como glamourosa modelo en ‘Holy Motors’, una película inclasificable y original de Leos Carax. Además,  próximamente estrenará ‘The Place Beyond the Pines’, cinta presentada en Toronto en la que interpreta a la (casi) novia de Ryan Gosling ¿Que si ambos hacen migas? Naturalmente. Y de las buenas.

Eva ríe abiertamente, muestra cercanía… Es afable y discreta. Explosiva y sensual. Si ya se le intuía madera de estrella hace unos cuantos años, cuando promocionaba ‘A todo gas’, más de una década después, convertida en astro, mantiene la naturalidad que paradójicamente la hace tan especial. Fiel a sus orígenes caribeños, la simpatía y la ocurrencia forman parte (esencial) de su carácter.

La primera vez que te entrevisté eras una actriz desconocida y poco a poco te has convertido en una estrella, algo que la mayoría no consigue. Cuéntame, ¿es Hollywood lo que te esperabas?

En realidad, sí, porque durante el proceso te van avisando, y por eso nunca pensé que esto fuera a ser facilísimo y siempre genial. Ya me imaginaba lo que iba a encontrarme, antes de ser actriz leí un montón de artículos y vi muchos programas de esos sobre la verdadera historia de alguien de Hollywood, en los que te cuentan los problemas que se encuentra la gente. Además, yo vengo de una familia muy cerrada y estricta, así que siempre tuve los pies en el suelo. Pero es bonito ser una estrella [ríe].

Imagino que Hollywood puede resultar cruel a veces.

En general, yo he tenido muy buenas experiencias en el mundo del cine. He trabajado con gente increíble, y ningún productor o director se me ha insinuado o me ha presionado para que me acostase con él.

Más que a una mala experiencia de ese tipo, me refiero a la dureza del negocio. El hecho de ir a un cásting y que no te elijan, a las decepciones en una industria que funciona como una gran maquinaria.

Oh, eso sí. Pero es algo que forma parte del trabajo. Lo aprendes desde el primer año. Sabes que no vas a conseguir la mayoría de los papeles y que no tiene nada que ver contigo, por supuesto. Pero en cuanto a cómo me siento con respecto a Hollywood, solo puedo contar mi propia experiencia. Es como si alguien te dice: “No me gusta esa persona”. Pero esa persona siempre ha sido amable contigo. Solo puedes partir de tu experiencia personal y así es como me siento con Hollywood: siempre me ha tratado bien. Pero sí, lo de hacer pruebas de cásting era horrible, y gracias a Dios ya no tengo que hacerlas. Te aseguro que no lo echo de menos [risas].

Naciste en Miami, pero toda tu familia es cubana. ¿Crees que la situación de las actrices latinas ha cambiado desde que empezaste? Porque parece que sí. Antes las latinas solo hacían papeles de chicas del servicio.

Oh, sí. Estoy totalmente de acuerdo. Y desde que empecé he visto una mejora en los papeles muy sustancial. Indudablemente. Ahora es un gran momento para ser, no solo mujer, sino también latina.

¿Por qué decidiste ser actriz?

Yo nací en Miami, pero en realidad soy de Los Ángeles, porque cuando tenía seis meses a mi padre le surgió una oportunidad laboral y nos fuimos a L. A. Estudiaba en la Universidad de California, pero no sabía lo que quería hacer, y vivía en Hollywood. Conocí a un manager que me dijo: “Bueno, quizá deberías hacerte unas fotos”, y yo me sentía muy confusa, no sabía muy bien si estudiar Historia del Arte… No tenía ni idea de lo que quería hacer con mi vida, así que durante el verano seguí el consejo del manager, me hice unas fotos y empecé a centrarme en eso. Comencé a tomar clases de interpretación y vi que aquello cada vez me interesaba más y más.

Desde entonces, películas de todo tipo: ‘A todo gas’, ‘Training Day’, ‘La noche es nuestra’… Y ahora, para no variar, tres filmes muy distintos: ‘Girl in Progress’, ‘Holy Motors’ y ‘The Place Beyond the Pines’.

Me encanta variar de género. Y siempre lo digo: mi sueño es trabajar con Almodóvar.

Y una vez se apaga la cámara y estás en tu casa, ¿cómo eres?

Oh, yo no soy nada seria. De hecho, debería ser más seria con las cosas. No hay nada que me tome demasiado en serio.

¿En qué sentido deberías ser más seria?

Pues… No lo sé. Pero es que realmente me da igual… Por ejemplo, mi madre me llama, y está hablando con mi hermana, y hablan, y yo… como que paso. “¡Oh, oh!, ¿Sí?, ¿de verdad?”. No me importan los pequeños detalles. Es como: “Déjame tranquila, que estoy soñando despierta”.

Bueno, supongo que todo el mundo es un poco así con sus madres.

¿Sí? Vaya, por un momento pensé que era cosa mía…

Transmites la alegría de los cubanos. ¿Te gustaría ir a Cuba?

Sí, me encantaría. Pero si voy, tengo que llevar a mi madre conmigo.

Hablábamos de tus películas, y en muchas de ellas tu personaje está inmerso en relaciones afectivas. ¿Cuál crees que es la clave para que una relación sentimental funcione?

La comunicación. Hablo por mí, desde luego, pero creo que saber comunicarte con el otro y transmitirle con sinceridad aquello que sientes es algo fundamental.

Pero hay veces en que la infidelidad ocurre. Se mostraba muy bien en tu película ‘Solo una noche’…

Es que todo depende de cuándo, cómo, dónde… Yo recuerdo que en el colegio, cuando tenía 17 o 18 años, salía con un novio que, si en un momento miraba a otra, yo ya me ponía a llorar. Ahora ya no me importan esas cosas. Todo depende de los detalles. Son muy importantes.

Es imposible no relacionar tu nombre con la palabra “sexy”. Eres una de las actrices más deseadas y más buscadas en internet. ¿Cómo llevas eso?

Genial [ríe]. Por cierto, ¿has visto mi “sex tape” en internet? Está en funnyordie.com. Échale un vistazo. Te gustará.

Por último, una curiosidad, ¿es cierto que cuando eras jovencita querías quitarte el lunar? Los hombres dicen que ese lunar te hace todavía más sexy.

Excepto cuando le sale pelo, grrr… [risas].

Y, además, hace que te parezcas un poco a Cindy Crawford.

Oh, gracias [risas]. Pero ya sabes: cuando eres pequeña quieres que todo lo que te hace ser distinta desaparezca. Pero ahora ya no me lo quitaría. Gracias a dios, pasé esa etapa.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados