Guía golfa y tóxica del Brasil que visita España

Aún estás a tiempo. España debuta mañana contra Holanda en Curitiba y completará la primera fase en Río de Janeiro y Salvador de Bahía, así que aquí tienes una guía noctámbula llena de bares, verbenas y lupanares, por si has viajado con La Roja, estás a punto de hacerlo o, sencillamente, quieres que te dejemos claro lo que te estás perdiendo.

Vente-al-Brasil
Luis Landeira / Fotos: Archivo | 12/06/2014 - 13:32

La Roja se enfrenta en la fase de grupos a Holanda, Chile y Australia, en tres partidos que se celebrarán en Salvador de Bahía, Río de Janeiro y Curitiba los días 13, 18 y 23 de este mes, respectivamente.

Muchas agencias de viajes llevaban meses ofreciendo paquetes que incluían vuelos, traslados, hotel y seguro. Lo que ninguna incluye es la obligada ruta destroy para celebrar la victoria (u olvidar la derrota) del equipo español. Pero no te agobies, que aquí está tu revista favorita para guiarte por el camino del exceso.

Y Brasil es, sin duda, uno de los mejores lugares del mundo para excederse. No en vano, es el primer país sudamericano donde la mítica discoteca española Space ha abierto una sucursal (en Balneário Camboriú) y el Grupo Pachá tres: una en Sao Paolo, otra en Búzios y una tercera en Florianópolis. Eso por no hablar de la belleza de las brasileñas, que han sido agraciadas por el creador con exuberantes cuerpos y generosos traseros.

Brasil es, pues, un país en el que sería un pecado acostarse antes de que salga el sol y un crimen irse a la cama solo. Vamos a quemar la noche, que ya habrá tiempo de dormir la mona en el avión de vuelta a España.

 

Lío en Río

El turista despistado que aterrice por vez primera en Río de Janeiro tendrá la sensación de que sus más de seis millones de habitantes viven en una perpetua fiesta. Al sur de la ciudad, sin ir más lejos, se encuentra Lapa, un barrio bohemio donde siempre es carnaval. Aquí lo suyo es practicar la “esquenta”, o sea, comprar bebida barata en un puesto callejero y emborracharse al aire libre, entre miles de personas que bailan al son de los grupos locales. Y si te empachas de calle, no pasa nada: muy cerca está el Lapa 40º (calle do Riacuelo, 97) para seguir bebiendo, ligando y bailando samba.

Si buscas algo más sofisticado, tendrás que desplazarte al barrio de Gávea y pasar al lounge club 00 (calle Padre Leonel Franca, 240), local híbrido con terraza ajardinada, restaurante y una discoteca donde las chicas más potables de la zona bailan favela funk. Y frente a la playa de Ipanema, está el Studio RJ (Avenida Vieira Souto, 110), con irresistibles sesiones de jazz, hip hop y samba fusion.

Pero hasta en un paraíso del ligue como Brasil cabe la posibilidad de que llegues al fin de la noche con las manos vacías. Bueno, siempre te quedarán las Termas Centaurus (Rua Canning, 44), el famoso burdel donde Justin Bieber pasó tres horas en su última visita a la ciudad; no es un puticlub barato, pero si tenemos en cuenta el nivel de las chicas, tampoco resulta demasiado caro: unos 150 euros por un revolcón de 40 minutos. Más económico es el strip club Barbarella (Ministro Viveiros de Castro, 24), donde además hay espectáculo.

Al día siguiente, para aliviar la resaca, deberías tomarte un café triple en el Bip Bip (Rua Almirante Gonçalves, 50), un pequeño bar donde perpetran prodigiosas jam sessions de samba suave y bossa nova.

Río de Janeiro

Curitiba nunca duerme

Con una población de 1.764.540 habitantes, Curitiba es la ciudad más grande, poblada y divertida del sur de Brasil. El Largo de Ordemestán está lleno de locales tan carismáticos como el Brahma (Avenida Persidente Getulio Vargas 234), bar construido en el interior de una fábrica de cerveza, donde amén de tragar todo el líquido dorado que quieras, puedes comer viandas de la tierra.

Con la panza bien llena, es menester pasar a Batel, el barrio de las discotecas, para ir a Danghai (Comendador Araújo, 609), club pionero en el sistema de consumo digital: te entregan una tarjeta en la entrada, la pasas cada vez que tomas algo y pagas a la salida.

Pero si quieres sensaciones fuertes, acércate al Vibe (rua Des. Motta, 2311), el único club de la ciudad que aparece en el top 100 de la revista ‘DJ Mag’. Lo tienen todo: música electrónica de vanguardia, hipnóticos visuales, una pista hipersexual y una zona exterior que ejerce de after hours.

En el apartado de relax, destacan las 14 impresionantes bellezas de Gatas Curibitanas (Rua Inácio Lustosa, 394) y sus masajes íntimos en tatami. Para algo más canalla, está el Vila Romana Club Show (rua Des. Westphalen, 1043) un paraíso erótico-festivo lleno de garotas supersexys que ofrecen infartantes lap-dances a ritmo de chunda chunda.Y si buscas carne de primera, en Metrô Club Show (Alameda Cabral, 161) la tienen en abundancia: desde conejitas de Playboy (demostrables) a diosas del carnaval de la talla de Fabiana Rodrigues. Las chicas se exhiben en lencería o con disfraces morbosos y hacen porno en vivo. De cara al mundial, preparan un show temático llamado Foot Streap.

Salvador de Bahía

Desmadre en Bahía

Los soteropolitanos (que así llaman a los habitantes de Salvador de Bahía) son seres tremendamente sencillos, alegres y juerguistas. Por eso está la ciudad llena de saraos. El Pelourinho, por ejemplo, es un barrio histórico del centro donde se montan largos fiestones y conciertos al aire libre. Y en la playa Porto da Barra hay marcha a raudales, con parrandas que empiezan durante el día y se prolongan hasta las mil.

Pasando a los locales, conviene conocer el Sankofa (Ladeira de Sao Miguel, 7) una casa de estilo colonial habilitada para comer, beber y bailar ritmos afro-bahianos. Más cosmopolita es el Fashion Club (Av. Otavio Mangabeira, 2471), discoteca de dos plantas con una enorme pista de baile llena de niñas monas, donde suena electrónica enlatada y samba en directo. Pero, hoy por hoy, lo más plus de la ciudad es Pink Elephant (rua Joao Gomes, 249), recién inaugurada franquicia del afamado club neoyorquino. Ambiente posh, chicas espectaculares y música house, cocinada por maestros como Mark Ursa o Yves Larock.

Y si quieres ir a tiro hecho, déjate caer por el burdel con piscina Charles Drink’s (Avenida Dorival Cayme, 999) o por el night club Liberty (Avenida Otavio Mangabeira, 50), plagado de bailarinas con derecho a roce.

Y hasta aquí los lugares más importantes que puedes encontrar en la cara oculta de Brasil. El resto, lo tienes en las guías convencionales. Hagas lo que hagas, gozarás como un enano: en este sabroso país es imposible aburrirse.

Curitiba

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados