La filosofía del tocador Mis castings de 2015

Se ha consolidado como uno de los subgéneros más demandados del porno contemporáneo. Los castings, la prueba de fuego para ver si a uno (o una) se le da bien esto de echar polvos en pantalla como un auténtico profesional, causan furor. Salma de Nora, que lleva años organizando sus propios castings en Mallorca, nos explica cómo funcionan.

Salma de Nora, Julia de Lucía, Sara May y Amandax, reinas del casting
Salma de Nora | 10/04/2015 - 17:08

Hallo, meine kleinen!

Estamos a poco más de dos meses del verano de 2015: ¡ya se acerca el casting porno anual de rigor!

Hablemos de eso, de castings X, una de las puertas de entrada en el mundillo. Voy a escribir sobre mi experiencia hasta ahora como jurado al otro lado de la cama, ducha, sofá, suelo… Cada año organizamos uno nuevo. Yo, junto con otras profesionales y amigas de combate, y que este año son Sara May, Julia de Lucía, Amanda X y Hanna Montada. Entre todas elegimos a 12 candidatos, los más duchos en esto del arte de follar, y voy a tratar de explicaros cómo funciona.

 

Un casting por dentro

Una productora, en mi caso Salma de Nora Vixion, lanza una convocatoria. Los interesados se presentan con su nombre, apellidos y unas fotillos desnudos. A los elegidos se les prepara el desplazamiento o son ellos quienes deben gestionarlo, depende de la empresa.

Yo, este año, como cada año desde 2005, celebraré mi propio casting del 5 al 7 de junio en la preciosa isla de Mallorca, en una finca de lujo alquilada para la ocasión. En el precio de ingreso se incluyen los desplazamientos en coche por la isla y los test de enfermedades sexuales entre otras muchas cosas. La razón por la que imponemos esa tarifa es para evitar que la prueba se llene de simples curiosos y porque hay que cubrir una serie de gastos, como el alquiler de la finca, que es de 600 euros diarios. Además, aquellos capaces de superar el casting recuperan la inversión.

Una vez dentro vemos a los participantes cara a cara. Durante unos días observamos cómo se desenvuelven ante un público y una cámara. No olvidemos que en un rodaje suele haber casi siempre más de tres personas tras la cámara. A cada aspirante se le hacen unas cuantas preguntas y dejamos que nos cuente alguna inquietud personal. En realidad, esta parte del proceso es sorprendentemente parecida a lo que sería un ‘Factor X’ al desnudo.

La hora de la verdad

El casting en sí se ha convertido en los últimos años en un subgénero del porno muy demandado y, en mi caso, en una tradición. Es algo muy diferente al cine X más convencional tal como lo conocemos, resulta mucho más espontáneo y natural. Ponemos la cámara, presentamos al aspirante en cuestión y empieza el rodaje. Eso sí, siempre, por favor, con una actriz profesional y los tests necesarios para evitar problemas relacionados con ETS. Rechazad cualquier invitación de amateurs y falsos productores que se salten este paso.

Nosotros añadimos un paso adicional, que es la participación en una orgía con el “jurado” del casting y el resto de aspirantes. Creo que es la forma más fiable y divertida de ver hasta qué punto un candidato tiene la mente abierta y se atreve a ir en público mucho más allá del típico uno contra uno.

 

Vendemos sueños

¿Qué adolescente no ha soñado nunca con convertirse en pornstar? Hay mucha leyenda a causa de la mitificación del actor porno. Al final, el pro, como todo buen actor, se desenvuelve con una naturalidad que engaña, pero el autocontrol es algo que siempre debe estar presente. Lo que sucede en la pantalla está estudiado con anterioridad de uno u otro modo. Es raro que el principiante nos sorprenda como el nuevo Rocco Siffredi.

Pero siendo sinceros, la fantasía dura poco tiempo. Los amateurs sufren gatillazos, nervios, pánico escénico incluso. La mayoría no logran pasar de la primera fase a causa de sus propios miedos y de los pocos que logran completar la escena, no son muchos los que consiguen vivir íntegramente del porno. El cine X es uno de los trabajos en los que muy pocos (tanto actrices como actores) gozan de estabilidad.

Además, la piratería y el exceso de competencia de todo tipo (y no siempre profesional) han hecho bastante daño a la industria, especialmente a la nacional. Pero si quieres probar, hacerte un nombre y demostrar tu talento, un casting es la mejor oportunidad y la más segura para empezar en el mundillo del X.

Te adjunto dos LINKS por si te apetece informarte y apuntarte al próximo: Mi casting y las condiciones de desarrollo.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados