Esto pasa La vida soñada de Rocco Siffredi

Crápula de leyenda, estrella del porno italiano desde que empezó a fornicar ante las cámaras como un cosaco hace ya 30 años, Rocco Siffredi ha inspirado un documental sobre su vida y hazañas sexuales que Netflix estrena estos días.

Rocco Siffredi
Álvaro García Montoliu | 04/09/2017 - 12:58

El gran estreno del fin de semana de Netflix no fue la tercera temporada de ‘Narcos’, ni mucho menos ‘Little Evil’, una nueva comedia de terror protagonizada por esa criatura tan de otro mundo que es Evangeline Lily, sino ‘Rocco’.

Así es, sin hacer mucho ruido, la compañía de Ted Sarandos ha dado por fin distribución en España al documental sobre la vida y obra de uno de los héroes de cabecera de entre los crápulas que formamos esta redacción, Rocco Siffredi.

Dirigido por el tándem francés que forman Thierry Demaiziere y Alban Teurlai, el documental se presentó en la pasada edición del Festival de Venecia, donde obtuvo una cálida acogida.

Y no es para menos, porque más allá de aplaudir el atrevimiento de Netflix a la hora de apostar por una película relacionada con el mundo del porno y dedicada a celebrar las ‘hazañas’ de una de sus principales estrellas masculinas, lo verdaderamente destacable es que al fin empecemos a contar con productos de calidad en un terreno dado, habitualmente, a la vulgaridad.

Rocco Siffredi

 

Un producto con mucho empaque

‘Rocco’ no tiene nada de vulgar ni gratuito. Incluso poco tiene que ver con el porno bruto y duro que suele facturar el divo de Ortona. El documental está filmado con elegancia, con gusto por el blanco y negro, por la narración sosegada y reflexiva. Y eso que lo primero que se ve es el miembro viril de nuestro héroe.

Entre los productores, sin embargo, figura el propio Siffredi y ya sabemos lo que suele ocurrir en estos casos. Aunque ‘Rocco’ está plagado de confidencias desgarradoras, con nuestro protagonista narrando algunos de los capítulos más sórdidos de su biografía, también hubiésemos esperado algo más de autocrítica. Parece como si quisieran desviar la atención hacia el temperamento de su primo y socio, Gabriele Galetta, que en el documental protagoniza una salvaje discusión con Kelly Stafford. No es un lavado de imagen, pero se le parece.

Rocco Siffredi

 

‘Rocco’ se detiene mucho en el proceso entre bambalinas de las escenas pornográficas. A nosotros, ávidos consumidores del cine X, ya es algo que nos está bien, pero puede echar un poco para atrás al espectador casual. Es especialmente reprochable porque eso va en detrimento de los trazos biográficos de Siffredi.

Hay algunas lagunas inexplicables. Apenas se nos explica cómo se metió en el mundo del porno y toda su carrera desde finales de los 80 hasta la actualidad. Incluso cuando se habla de su esposa, Rosa Caracciolo, se pasa por alto que ella también fue estrella del porno, y la pintan como una mujer florero que no sabe muy bien de qué va toda la película.

Nada, en cualquier caso, que no compense el hecho de poder ver en una plataforma como Netflix a algunos de nuestros fetiches favoritos como Bonnie Rotten, Annika Albrite, una entonces prácticamente debutante Abella Danger o una Kelly Stafford a la que parece molestar que la llamen MILF, además de héroes pornográficos como James Deen, Mark Spiegler o John Stagliano.

En fin, que si te va el porno deberías ver este documental cada 4 de mayo para celebrar el cumpleaños del dios romano.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados