Esto pasa Los Razzies castigan la belleza (y el BDSM)

Si por algo se ha caracterizado la última edición de los premios Razzie es por cebarse con la belleza femenina. Entre las nominadas a peor actriz y peor secundaria del año abundaban las mujeres bellísimas, de Mila Kunis a Dakota Johnson pasando por Katherine Heigl, Julianne Moore o las hermanas Mara.

Mila Kunis
Redacción | 28/02/2016 - 12:59

Los Golden Raspberry Awards, más conocidos como premios Razzie, fueron una ocurrencia del publicista John B. Wilson. Se entregan el día antes de la ceremonia de los Oscar desde 1980 y vienen a ser una manera de ‘reconocer’ lo peor que ha dado de sí el cine de Hollywood en el año anterior.

Aunque muchos los consideran unos premios oportunistas, que se limitan a parasitar y contraprogramar a los de la Academia de manera un tanto alevosa, su carácter de alternativa irreverente y su voluntad de hace algo de saludable escarnio a costa de las eventuales miserias de los ricos y famosos han acabado dándoles una notable popularidad en los últimos años.

La edición número 36 de estos anti-galadones se otorgó ayer en una ágil y divertida ceremonia realizada en el Palace Theatre de Los Ángeles. Ya desde que se hicieron públicas las nominaciones, el pasado 13 de enero, se barruntaba una cerrada pugna entre dos películas desastrosas ’50 sombras de Grey’ y ‘El destino de Júpiter’, con la algo menos horrenda ‘Cuatro Fantásticos’ compitiendo en un discreto tercer plano. Al final, las dos principales favoritas compartieron el premio a la peor película del año dejando a abominaciones como ‘Pixels’, ‘Superpoli en La Vegas’ y la citada ‘Cuatro Fantásticos’ compuestas y sin Razzies.

 

Bellas pero ‘rasposas’

Pero sí algo ha resultado llamativo en esta última edición de la anti-fiesta del anti-cine es lo guapas que resultan casi todas las nominadas a los Razzie en las categorías de peor actriz y peor actriz de reparto. Al Razzie principal optaba, sin ir más lejos, un quinteto de mujeres de bandera: Mila Kunis, Katherine Hiegl, Gwyneth Paltrow, Jennifer Lopez y la más que cantada (y merecidísima, basta con ver su papel en ’50 sombras de Grey’) ganadora, Dakota Johnson. Y al premio a la secundaria, Amanda Seyfried, Julianne, Moore, Michelle Monaghan, Kaley Cuoco e incluso Rooney Mara, que en unas horas podría ganar el Oscar a la mejor actriz por su extraordinaria actuación en ‘Carol’. Ganó, por cierto, Kaley Cuoco, que debió cobrar una auténtica fortuna para someterse a ese escarnio público que ha sido su participación en ‘Alvin y las ardillas: Aventura en la carretera’.

Basta con repasar la lista de ganadoras de ediciones anteriores (Pia Zadora, Bo Derek, Linda Blair, Heather Locklear, Sharon Stone, Elizabeth Berkley, Demi Moore, Halle Berry, Jenny McCarthy, Lindsay Lohan…) para intuir que en estos premios no solo se trata de echarse unas risas a costa de estupendas profesionales que han dado un ocasional paso en falso, sino también de encontrar un cierto regodeo cruel en ‘castigar’ la belleza. Freud estaría encantado.

 

Hay para todas

Por lo demás, muy merecidos Razzie a la peor dirección para el joven y ya sobradamente echado a perder Josh Trank (‘Cuatro Fantásticos’), peor actor para el insulso Jamie Dornan (’50 sombras de Grey’), peor secundario para Eddie Redmayne (‘El destino de Júpiter’), peor combinación en pantalla para la pareja de morbosos sadomasoquistas de pacotilla que forman Johnson y Dornan (un premio muy reñido, porque en su categoría competían también los Cuatro Fantásticos y el dúo cómico que forman Johnny Depp y su bigote en ‘Mordecai’) o el poco menos que inexcusable premio al peor guión que se llevó ’50 sombras de Grey’, que sin duda es un canto a la ordinariez y la falta de imaginación e incurre con desesperante frecuencia en el humor involuntario y la vergüenza ajena.

Los Razzie, todo hay que decirlo, son unos galardones con vocación ejemplarizante, y premian también a profesionales que han conseguido ‘redimirse’ dejando atrás actuaciones desastrosas del pasado. Este año, el redimido ha sido Sylvester Stallone,  que ha conseguido de ganador de un Razzie el año pasado a candidato a un Oscar por ‘Creed’ 12 meses después. Su historia de superación personal ha conmovido al implacable jurado de los Golden Raspberry Awards más que las de Elizabeth Banks, Will Smith y M. Night Shyamalan, los otros tres que, tras incurrir en abominaciones diversas, habían conseguido hacerse perdonar.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados