Mad Men Lab: dolores de parto

Johnny Knoxville y sus compinches de ‘Jackass’ están locos. Nos lo dice Silvia Cruz, nos lo confirman ellos cada vez que les vemos hacer alguna de sus demenciales gamberradas y acaban de confirmárnoslo aún más un par de colgados de la televisión holandesa a los que les ha dado por imitarles.

'Verity', estatua de bronce de Damien Hirst
Silvia Cruz | 04/02/2013 - 18:44

Veo en la tele que un par de mozos se han querido someter a una simulacro de parto. Decían los cachondos que como les habían dicho que era el dolor más fuerte que puede resistir un humano sin perder la conciencia, les apetecía sufrirlo en carnes propias para probar así sus límites.

Los dos mendrugos en cuestión son Dennis Storm y Valerio Zena, principales responsables del programa ‘Proefkonijnen’, que viene a ser el ‘Jackass’ de la televisión holandesa. Como los caprichos de la aristocracia televisiva son órdenes, les pusieron unos electrodos en la barriga y les fueron sometiendo a descargas eléctricas de intensidad creciente, qué digo yo también en qué se puede parecer ese dolor en sus duros abdonimales al de que se expanda y se contraiga el útero, parte del cuerpo que ni esos ni otros señores poseen.

Como era de esperar, primero se rieron y luego lloraron. Al final del numerito, aseguraron sin dudarlo que era el peor dolor que habían experimentado nunca. Y es mucho decir, pues estos dos perlas se se pasan la vida poniendo sus cuerpos al límite de lo soportable.

Que sí, que duele mucho

Ese día, Dennis y Valerio se ganaron el sueldo. Aguantaron dos horas escasas antes de pedir a lágrima viva que les desenchufaran de la máquina. Uno incluso aseguró que se estaba planteando seriamente si dejar embarazada a su novia, porque después de comprobar lo que se pasa, estaba seguro de que ella iba a odiarle toda la vida. Que par de ingenuos, madre del amor doliente.

Yo pido con urgencia, ya, que se haga un estudio en serio y a fondo de por qué hombres talluditos como este par necesitan hacer tontadas de ese calibre. Estoy obviando que están en la tele y necesitan audiencia, pero caramba, hasta el porno es más seguro que lo que ellos hacen y también acumula espectadores. Aún recuerdo a Ryan Dunn, una de las estrellas de ‘Jackass’ metiéndose un coche de juguete por el culo en una de esas aberraciones filmadas que yo miro con cierto afán para tratar de entender de una vez por todas qué les pasa a estos hombres por la cabeza. El pobre Dunn tuvo un mal final aunque muy en consonancia con su estilo de vida: murió al estrellarse contra un árbol.

Las bases de este tipo de programa son el dolor, el asco y la inutilidad de lo que hacen. Estos hombres se pasan la vida viajando en grupo, buscando el plan más absurdo y con el que puedan hacerse más daño, llevándolo a cabo y rodándolo. Me pregunto si lo que buscan es ser el más machote, el más valiente o quedar como el más torpe, amén de ganar dinero, claro.

Y también me intriga saber qué les llama la atención a quienes les siguen con tanto interés: ¿ver como alguno se mata, contemplar una cabeza abierta de par en par, echarse unas buenas risas a costa del que no lo consigue? A unos y a otros, lo siento queridos, dolor de parto de verdad les daba, pero de los que duran un día entero. Y sin cámaras, a ver si entonces les mola tanto.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados