Mad Men Lab Lo cursi, mejor en la intimidad

Cruz lo tiene claro: si vas a pedirle a tu novia que se case contigo poniéndole un anillo en el postre, al menos que no se entere nadie.

Alba Carrillo y Feliciano López
Silvia Cruz | 02/09/2014 - 9:47

Un anillo en una torrija. Así cuenta la prensa rosa que el tenista Feliciano López le ha pedido matrimonio a la modelo Alba Carrillo.

La escena tiene un punto cómico, pues eso de la torrija, aún siendo un postre de ensueño, suena poco fino para tanto glamour. Y es que las pedidas de mano han resultado ser aún más horteras que muchas de las bodas que se publicitan hoy en día. Y mira que ya es decir.

Si alguno de vosotros está pensando en pedir en matrimonio que tome nota. Y digo “alguno” porque aún son ellos los que más se arriesgan en esto de las promesas de amor eterno y el paso por el altar. Ese fue el caso de Seal, de quien se contó en su día que había mandado construir un iglú en unos glaciares a los que llevó a Heidi Klum en un viaje en helicóptero solo para pedirle que se casara con él. No voy a comentar cómo acabó la cosa porque todos los sabemos y se cuenta por ahí que el pobre cantante aún anda hecho polvo.

 

¿La cumbre del romanticismo?

Tom Cruise se decantó por el último piso de la Torre Eiffel para pedírselo a Katie Holmes. Y luego lo cascó al mundo enteró en una rueda de prensa en plan empalagoso. Tampoco hace falta que diga cómo terminó la cosa, ¿no?

No digo que una previa elaborada, traiga una prórroga tempestuosa pero aquí os traigo un ejemplo de sencillez que ha dado mejor resultado: el de Mathew McConaughey con Camila Alves. El actor aprovechó la entrega de regalos navideños y entre presente y presente, le hizo una propuesta de futuro a la modelo brasileña. Y hasta dónde se sabe, siguen juntitos y procreando.

Ahora hay páginas sobre bodas donde dan ideas a los novios más torpones. O a los más sosos. Porque paree que si la pedida de mano no es algo estrambótica, no es lo mismo. Y es que estas cosas se hacen para contarlas, sobre todo para que la novia pueda narrarlas. Y ahora, con youtube como testigo, también para que las vea el mundo entero. Y sin embargo, mi consejo a los futuros pretendientes es que sean más discretos. Por el ridículo, digo, pues aunque creo en lo cursi como categoría estética, también creo que fuera de contexto queda patético. Y el único contexto válido es la pareja.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Nerea Garmendia: "Me encanta que me sorprendan en el sexo y en la vida"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados