Mad Men Lab Los hombres de verdad sí que bailan

Pocas cosas pueden causar tanto furor uterino como ver a un hombre destrozar una tarima a golpe e tacón. O eso al menos es lo que piensa Silvia Cruz, mujer sensible a la erótica del baile.

Bailaores
Silvia Cruz | 26/06/2014 - 14:02

Un día se me ocurrió decir y escribir que los hombres de verdad bailan y casi se me cae el pelo de tanta crítica procedente de amigos y desconocidos incapacitados para el baile. Me cayeron chuzos de punta y muchos se ofrecieron para demostrarme lo hombres que eran, incluso mejores que esos a los que yo les hacía ojitos porque movían la carne, el pelo y la osamenta con desparpajo.

Estos días ando por la Suma Flamenca de Madrid, festival donde pueden verse hombres y mujeres cantar, bailar y romperse las camisas de puro gusto. El flamenco tiene esas cosas, que te pone la sangre hirviendo a poco que te fijes un poquito. Yo a estas alturas ya no sé si los hombres de verdad bailan, si los que bailan son más hombres que los demás o si el baile tiene o no una relación directa con las artes amatorias. Lo que sí tengo claro es que el baile causa furor uterino.

 

La erótica del tablao

Después de diez días de ver hombres y mujeres encima de tablaos, puedo certificar que las hembras enloquecen con los bailaores, que pierden los papeles ante un hombre destrozando una tarima a golpe de tacón y que si es la cadera lo que mueven con destreza, los gritos de las asistentes podrían pasar por alaridos de éxtasis orgásmico.

He visto a mujeres de todas las edades botar en el asiento, gritar cosas que seguramente nunca imaginaron y frotarse las manos al mismo ritmo que su imaginación construía vete tú a saber qué clase de historia.  No sucede lo mismo con el público masculino, que opta por la mirada libidinosa y la observación atenta, con lo cual es mucho más difícil saber por qué parte de su cuerpo está circulando el pensamiento.

Los bailaores lo saben y me lo cuentan. Incluso los que son evidentemente homosexuales oyen y reciben proposiciones de todo tipo por parte de mujeres con ganas de dormir al son de unas bulerías. No sé si los hombres que bailan son más o hombres o no, ni si son o no mejores amantes.  Ahora bien, lo que está claro como la luz del día es que les faltarían días para atender a tantas hembras dispuestas a comprobarlo.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados