Mad Men Lab Más calor para Mario Götze

Cruz ve gato encerrado en la relación entre Mario Götze y la espectacular modelo rubia Ann-Kathrin Brömmel. Sobre todo porque la nueva reina de las WAG da la sensación de tener a su chico a dos velas.

Ann-y-Mario
Silvia Cruz | 18/07/2014 - 15:47

El futbolista alemán Mario Götze va a ser el héroe de los próximos meses. Oiremos hablar de él. Y no solo por el gol agónico que le metió a Argentina en la final del Mundial del pasado domingo. Este chico dará que hablar mucho más allá del ámbito del fútbol.

En primer lugar, dará que hablar a la prensa internacional del corazón, por esa espectacular belleza rubia que tiene por novia. No voy a entrar a comentar lo mucho que se parecían entre sí las novias y esposas de casi todos de los chicos de la selección alemana, que al saltar al campo parecían un grupo de animadoras con el mismo corte de pelo, ropa y estilo. Qué curioso que un grupo de hombres tan diversos físicamente atraigan señoras tan iguales. Digo yo que debe ser cosa de la profesión.

Pero vamos a Mario. Ni siquiera voy a entrar en la generosa erección que le pilló la prensa en una playa de Ibiza y que ha dado la vuelta al mundo quitándole protagonismo al hecho importante: que este chico es campeón del mundo del deporte rey. Qué aburrido debe andar el mundo para que la comprensible erección de un joven de 22 años por el roce con su novia haya dado tanto que hablar. Y digo roce porque solo hay roce. Y eso es lo que me preocupa.

 

Mario, háztelo mirar

Supongo que Mario no lee español y que de hacerlo tampoco atendería a los consejos de una periodista ya algo carroza como yo. Pero si me escucha, quiere o alguien le traduce, debería darse cuenta de que la novia en cuestión culebrea en demasía. No hay foto, ni imagen en movimiento donde la chica se dé entera. Y con “darse” quiero decir, no regalarse ni ofrecerse, sino al menos acercarse con cariño a su chico. Se le ve al pobre Mario intentando en todo momento arrimar piel con piel, buscar el contacto con su chica y a ella, intentado evitarlo o pendiente de otras cosas.

Pasó en el mismo Maracaná cuando al acercarse él a las gradas en busca de Ann- Kathrin, que así se llama la guapa, para celebrar el triunfo, ella no acababa de ver claro si debía irse con su chico o no parar de saludar a la corte de admiradores que le habían salido entre el público. La chica estuvo indecisa y parecía (llamadme mal pensada, claro) más pendiente de los vítores que le lanzaban desde las gradas que de atender al campeón del mundo que la esperaba en la hierba. Poca efusividad, vamos, para tan poca edad. Sobre todo, cuando a pocos metros de ella tenía tanto Götze dispuesto a atenderla.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados