Mad Men Lab Por cinco dichosos centímetros

Charlize Theron es una mujer alta y Sean Penn, su pareja, un hombre más bien bajito. Eso ha creado entre ellos un frágil equilibrio que hace que él ande erguido y ella se encoja hasta hundir la cabeza entre los omóplatos. O al menos eso ha observado Cruz, que le saca punta a tan peculiar fenómeno.

Una pareja de altura
Silvia Cruz | 25/02/2015 - 17:31

Las mujeres altas que salen con hombres más bajos que ellas recurren a trucos muy diversos.

Algunas optan por curvar la cadera hasta el límite de sus posibilidades para así rebajar unos centímetros la altura del cuerpo. Por supuesto, muchas reducen el uso de los tacones al protocolo y no al gusto propio. Y también es habitual subir los hombros y embutir un poco la cabeza. No es que la agachen, es que la achican, la intentan hundir entre los omóplatos, como si aún hubiera algo pecaminoso en eso de sacarle un palmo a tu marido. Y lo que empieza como pura deferencia a la pareja, puede acabar convirtiéndose en un encogimiento del espíritu. Antes de que me llaméis catastrofista, voy a explicarme.

El cuerpo ha generado metáforas, ideologías y políticas y aunque yo no soy tan ambiciosa y sé que la igualdad y el bienestar no pasan (o al menos, no solo) entre las parejas  por estas cosas, también sé que el cuerpo puede ser un medio de comunicación asombroso, una puñetera cárcel y a veces, hasta una tumba.

Charlize-y-Sean

 

Charlize es más alta que Sean

La que agacha el cuello últimamente es Charlize Theron, la bella entre las bellas, la que mutó de modelo en actriz sin hacer el menor ridículo. Una mujer que se ha ganado a pulso el respeto ajeno hasta el punto en que ya nadie duda que es hermosa y lista.

Hay estampas que hablan solas y uno de sus gestos, es ese atrevido andar felino que enseñaba en la pasarela y  suavizaba, pero no eliminaba, en la calle. Esa mirada suya, de frente, segura y refulgente no la veo últimamente. No digo que sea culpa de Sean Penn, qué va, más bien deben ser culpa de los cinco centímetros, que le saca a su amado y que con tacones, se pueden convertir en quince.

Digo que esa mirada no se la veo y no porque haya desaparecido, simplemente no la enseña. Si una tiene que bajar la testa un poco para que no se vea la diferencia entre tu chorbo y el largo de tu body, los ojos, tu mirada, se salen de la foto. Al no poder mirar al frente, Charlize mira de soslayo, subiendo las pupilas, no la cabeza, motivo por el cual aparece últimamente en las tomas más cándida que poderosa. A Sean esto no le pasaba con Robin Wright, que medía 1,68, cinco centímetros menos que él, por lo que aún ella podía permitirse hasta un tacón.

Charlize ha renunciado a llevarlos muchas veces y aún así, le saca un buen cachito al gran actor que es Sean Penn. Yo a él no lo veo muy incómodo, todo lo contrario: se le ve de fábula con la señora. Pero a ella, ay, a ella la veo feliz sí, pero camino de achicarse. Levanta la cabeza, Theron. Alarga el cuerpo, que no es pecado y en tu caso, más bien es bendición.

Charlize-es-así-de-alta-cuando-camina-erguida

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
María Lapiedra: la vida sexual de la reina del escándalo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados