Mad Men Lab: Que no, Calamaro, que no

¿Está haciendo el ridículo Andrés Calamaro en su cruzada tuitera contra su exnovia, la pin-up de 23 años Micaela Breque? Silvia Cruz opina que sí, que uno de los peores ridículos de la historia reciente, y que la red no es el lugar adecuado para sangrar por heridas sentimentales.

Micaela Breque
Silvia Cruz | 29/04/2013 - 10:23

Que no, Andrés Calamaro, que no. Que te equivocas. No está bien lo que haces.

Entiendo, comparto y, lo confieso, incluso disfruto de una forma muy morbosa de la furia, la rabia y de lo caliente que se te ha puesto la sangre con tus problemas amorosos, ésos que has decidido hacer públicos por todos los medios a tu alcance. Y te entiendo, no creas que no. Yo también me pongo en modo visceral cuando me tocan lo que quiero, cuando preveo una rotura de corazón o intuyo una pérdida sentimental importante. Mataría, lo confieso. Me liaría a mamporros con la vida, los protagonistas y todo el que se me ponga por delante. Pero templo la sangre, me la bebo en casa y lo discuto con la gente de confianza, una forma de actuar que casi siempre impide que acabe haciendo el ridículo.

Por eso insisto, Andrés, te equivocas. Micaela Breque, la que era tu novia de los dos últimos años, te ha dejado y tú aseguras que ya se pasea con otro. Y lo hace porque le da la gana, claro, porque es libre y porque seguramente, ya no te quiere. Por eso te equivocas cuando la insultas, cuando cuelgas fotos suyas en pelotas en internet, cuando te expones de esa forma y te metes con su nuevo novio, que para tu desgracia de abandonado es deportista y algo más joven que tú.

El despecho

Todo eso que haces, no te engañes, te deja en un lugar feo, muy feo y además, inusual: el del hombre despechado. Es un papel infrecuente en vosotros, chicos, pues solemos ser las mujeres las que mostramos la rabia y la furia, la sangre y la saliva que generan la impotencia de un abandono. Y también somos nosotras las que solemos disparar contra la otra, contra la nueva, y hasta sentimos cierta satisfacción en ello, cierto consuelo. Que alguna se atreva a decirme que no.

¿Y de qué sirve? Absolutamente de nada. Tú insistes que en vais a volver, en que es la mujer de tu vida y en que la prensa inventa y lo pone todo difícil. Incluso te has cortado el pelo, has cambiado de look y cuentan que eres bueno. De verdad, Andrés, no nos copies, ve a la tuya. Escríbele una canción en clave o líate con alguna, que es lo que deberíamos hacer todos cuando nos cambian por otra persona. Sí, ya sé, ando obsesionada con que la igualdad no vaya a inocularnos a todos la parte idiota del otro sexo, pero de verdad, querido, por mi experiencia y a la de otras muchas: estas cosas no hay red social ni peluquero que las arregle.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados