Mad Men Lab Ronaldo, el mala follá

Como a miles de aficionados de equipos que no son el Real Madrid, a Cruz la exhibición anatómica de Cristiano Ronaldo en la final de la Champions League le pareció fuera de lugar. Este es el perfil de un hombre torpe visto desde el punto de vista femenino.

U255475
SILVIA CRUZ | 27/05/2014 - 16:28

Es guapo, no soy de las que piensa que sea mala gente, tiene dinero, una novia bonita, una familia que le quiere y, sin embargo, siempre luce cara de peras agrias. Sí, hablo de Cristiano Ronaldo, claro. Pues con el lucimiento, casi pornográfico, de su cuerpo de guerrero esculpido con estrecho cincel en Lisboa se ha convertido en el protagonista de la final de la Champions cuando no debería serlo.

Ronaldo forma parte de ese tipo de personas que caen mal. Y no es porque sea demasiado malo,  ni demasiado listo, ni demasiado guapo, ni demasiado nada. Cae mal porque es inoportuno. En la tierra de mi padre a eso se le llama ser un “mala follá” y en español estándar se denomina “mear siempre fuera del tiesto”.  Y en ambas expresiones tienen cabida las charlotadas de Ronaldo.

En el peor momento…

Yo no comulgo con los que le afean que sea tan chupón y tan engreído. Esas son cosas que las da el trabajo al que se dedica y más rabia me dan a mi los mensajes ñoños e hipócritas sobre la humildad en un ámbito, el deporte, donde lo importante es ganar. ¿O se creó el deporte para que todos ganen? A mí me gusta que la gente farde, saque pecho, celebre los goles, se rompa la camiseta, lloren de alegría cuando marcan o ganan un partido, sea de fútbol, de tenis o de bádminton. Es parte del show. El problema de Ronaldo es que siempre, sin excepción, hace todas esas cosas en el peor momento. Si hubiera celebrado como lo hizo un primer gol, olé sus medias. Pero en el cuarto…

Siempre me ha hecho mucha gracia ese dicho que dice que más vale llegar a tiempo que rondar un año. Ronaldo no llega nunca en el momento en que se espera que lo haga su estrella, su egregia figura, ni su cara de asco. Siempre celebra en el momento más inoportuno, es chulo cuando no procede, habla cuando no se le espera, es agresivo en el peor momento y eso, más que tonto, lo hace parecer cruel. Quizás sea demasiado benevolente con el chico, pero creo que carecer del don de la oportunidad es su peor defecto, no que sea presumido, macarra o malo. Si Ronaldo no fuera futbolista, ni guapo, ni rico, sería ese chico torpe al que todos rehuyen porque sus salidas de tono están hechas a destiempo, tanto, que disgusta incluso a los suyos. Eso es algo que no le ocurría a Mou, su protector, del que más le valía haber aprendido algo.

Mou, al menos, nos hacía reír. Con Ronaldo, es imposible.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Amarna Miller: "El discurso contra el porno tiene las patas muy cortas"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados