Mad Men Lab: Vacaciones con el hombre más rico del mundo

¿Qué mejor manera de pasar una última semana de vacaciones imaginarias que apostándote toda tu fortuna al dominó contra el hombre más rico del mundo? O contra el segundo más rico, que al parecer el primero, según exhaustiva investigación de Silvia Cruz, no juega al dominó.

Vacaciones con Carlos Slim
Silvia Cruz | 28/08/2013 - 9:44

¿Bill Gates o Carlos Slim? Ésa es la pregunta que me hago en esta, mi última semana de vacaciones imaginarias en Mad Men Lab.

Porque he decidido que fingiré pasar estos últimos siete días de ocio con el hombre más rico del mundo. Bueno, o con el segundo, que seguro que también es obscenamente rico, así que me da un poco igual. Habrá que ver qué me ofrece cada uno además de dinero.

 

 ¿Todo por la pasta?

Y es que ya estoy harta de racaneos, de escasez y de pocos posibles. Por eso, pensé que rematar el verano, aunque solo fuera en mi cabeza, con un compañero de viaje adinerado me daría fuerzas para encarar el otoño, que se presenta duro una vez más.

Miro la lista Forbes de tipos forradísimos y me encuentro que vuelve a estar arriba del todo el dueño de Microsoft. Me da un bajón, lo reconozco. Yo me imagino a este hombre con sandalias y calcetín blanco explorando algún país más caluroso de lo que suele estar acostumbrado o haciendo caridad por algún lugar donde se pasan penurias terribles. Me da bajón y se me abre la boca. Pero no de hambre, ni de deseo, sino de puro aburrimiento.

Por eso bajo en el ranking de los hombres más ricos del mundo. Y me encuentro a Carlos Slim. Es mexicano, lo que ya le da un punto que quizás sintoniza más con mi forma de ser. Y veo en los diarios de agosto que se le ha pillado jugando al dominó en un bar de Ourense. Hay hasta una foto. Glamour, lo que se dice glamour, no tiene ninguno, pero a mí una buena partida de dominó no me pone cachonda, pero sí camionera. Y no hay nada mejor para descansar a pierna suelta que dejarse de finuras, de meter tripa y de mantener la compostura.

Vamos, que ya lo he decidido. Ya me veo disfrutando de la cañita del aperitivo, con unas olivitas bien aliñadas y doblándome con una par para llevarle a este buen señor una mano de ventaja. Es una de las machadas que más me gustan. Golpear la mesa donde se juega con dos toques secos y al unísono.

Ya veo a Slim arrugando el morro, pues me da a mí que a estos hombres que encabezan listas de dinero no les debe gustar perder ni siquiera al dominó. Pero yo le reto, vaya si le reto. Apuesto todo mi imperio a que no me gana. Lástima que no lo veo a él ninguna intención de apostarse lo mismo.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados