Historias del porno Más allá de Marilyn

Marilyn nunca hizo porno, pese a los insistentes rumores que, durante años, le atribuyeron la realización de alguna escena sexualmente explícita en los inicios de su carrera. Sí hubo, en cambio, actrices X que se hicieron un cierto nombre por su parecido con el gran icono erótico del siglo XX.

Marilyn Monroe
Paco Gisbert | 10/01/2017 - 10:00

Por su espectacular físico, su azarosa vida y su trágico final, Marilyn Monroe es considerada la mujer más deseada del siglo XX. Su imagen es un icono pop de toda una época y, pese a que falleció hace casi 55 años, su figura sigue en el recuerdo de varias generaciones de personas, que la veneran como si continuara viva. De Marilyn se conservan algunas fotografías en las que se pueden admirar sus encantos al natural, pero, como es obvio, no existe ningún vídeo sexual.

Sin embargo, uno de los pasatiempos favoritos de la industria de entretenimiento para adultos ha sido, durante muchos años, buscar alguna filmación en la que apareciera la mítica actriz practicando el sexo. Se cuentan por decenas los ‘fakes’, más o menos cutres, que han circulado en los que una supuesta Marilyn se masturbaba, follaba o repartía felaciones, aunque en ninguna de ellas se ha acreditado que la protagonista fuera la actriz de ‘La tentación vive arriba’.

Marilyn Monroe

 

‘Apple Knockers and Coke Bottle’, un corto sin sonido y en blanco y negro en el que una supuesta Marilyn juguetea desnuda con una manzana y una botella de coca-cola, es uno de los más conocidos y su protagonista es una modelo llamada Arlene Hunter, que vivió durante gran parte de los años 60 explotando su parecido físico con la Monroe.

En 1995, la cadena de televisión alemana SAT 1 emitió lo que parecía ser el descubrimiento definitivo: el vídeo X de Marilyn. Pero tampoco. La cinta resultó ser una secuencia de una película protagonizada por Olinka Hardiman, la actriz porno que más ha explotado, a lo largo de la historia, su parecido con Marilyn Monroe, pero que, curiosamente, posee una singular carrera en el cine X europeo que va más allá de sus semejanzas con la diva.

 

La Marilyn polaca

Olinka, nacida en 1957 como Olga Richter, emigró a Francia con su familia desde su Polonia natal siendo niña y estudió danza en el conservatorio de París antes de iniciar una prometedora carrera en el cine convencional en 1979. Pasó de figurante a actriz secundaria y, dos años después, debutó como protagonista en películas soft, entre ellas, alguna de las películas de porno blando rodadas en Ibiza por Alfonso Balcázar.

Su salto al porno se produjo de la mano de Michel Lemoine, en la película ‘L’amour aux sports d’hiver’, en la que Olga, ya bautizada como Olinka, demostraba un desparpajo fuera de lo común en escena. Aquella película le procuró una rápida notoriedad, principalmente por su físico: rubia, con generosas formas y una sonrisa mitad inocente mitad perversa.

Esos mismos rasgos físicos la encumbraron cuando directores como Michel Barny o Alain Payet aprovecharon su parecido físico con Marilyn Monroe para vender sus películas. También lo hizo la propia Olinka, que trabajó en numerosas producciones en Italia y Alemania con seudónimos inequívocos: Marilyn Lamour o Mary Monroe.

Sin embargo, las virtudes de Olinka iban mucho más allá de esa semejanza física. La neumática actriz era una mujer con gran entusiasmo a la hora de acometer las escenas sexuales y gran profesionalidad en las secuencias dramáticas. Eso hizo que Marco Ferreri se fijara en ella para incluirla en el cast de ‘I Love You’, lo que provocó la retirada de Olinka del cine X, en 1986. Intentó hacer fortuna en el cine convencional, sin demasiada suerte.

Más de 20 años después de su retirada del porno, Olga Richter sigue viviendo en París, alejada de los circuitos del cine.

Marilyn Monroe

Marilyn Monroe

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Apolonia: "El porno me enseñó qué es un orgasmo"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados