Gal Gadot “No me gustan las mujeres que van de víctimas”

Ni el murciélago ni el hombre de acero. La verdadera razón de peso por la que esperábamos el estreno de ‘Batman v Superman’ era comprobar lo bien que le sienta disfrazarse de Wonder Woman a esa mujer de otro mundo que es Gal Gadot.

Gal Gadot
Rosa Gamazo-Robbins | 29/03/2016 - 12:56

Se estrenó el viernes pasado y ya va camino de ser una de las películas de superhéroes más taquilleras de la historia. Palabras mayores cuando hablamos de uno de los pocos géneros que siguen llevando a auténticas multitudes al cine en pleno siglo XXI. Y si ‘Superman v. Batman: El amanecer de la justicia’ tiene un secreto, más allá de Ben Affleck, Henry Cavill o la dirección Zack Snyder (‘300’, ‘Watchmen’) ese es la presencia de la modelo y actriz israelí Gal Gadot en el papel de Wonder Woman.

Nacida en Ros HaAyin, en el distrito central de Israel, en 1985, Gadot ha sido imagen de Ralph y portada de revistas como ‘Cosmopolitan’ o ‘FHM’. Además, fue Miss Israel y candidata a Miss Universo en 2004, ha sido propietaria, junto a su marido, de un hotel de lujo en Tel Aviv y ha jugado a nivel competitivo a baloncesto, tenis y voleibol y viajado por medio mundo pegada al sillín de su Ducati Monster SR2. Entre su círculo social hay multimillonarios como el propietario del Chelsea, Román Abramóvich, y también gente guapa como Bar Rafaeli.

En el cine, la hemos visto ejercer de chica para todo en cuatro de las entregas de la eterna serie ‘Fast & Furious’, y también de peligrosa secuaz del villano de turno en ‘Noche y día’. Tuvimos la oportunidad de hablar con ella en Los Ángeles muy poco antes de que se estrenase ‘Batman v. Superman’, donde la hemos visto lucirse en su papel de hija de Zeus y mujer de armas tomar.

 

Tengo entendido que no fuiste elegida a dedo para el papel, que tuviste que pasar por el proceso de casting.
Cierto. Primero tuve que encontrarme con el director, Zack Snyder.

Pero no te dijeron que aquel encuentro con él iba a ser una especie de audición, ¿no?
No, me lo tomé como una simple charla. Más adelante, el propio Zack me llamó para decirme que no sabía si Wonder Woman era o no muy conocida en Israel, pero que ese el papel que quería que yo hiciese en su película, si pasaba la prueba.

¿Cómo reaccionaste?
Me quedé como muerta unos 15 segundos (risas). Cuando me recuperé de la impresión, intenté poner mi mejor voz y decirle a Zack que, por supuesto, conocía a Wonder Woman, y que es tan popular en Isreal como en el resto del mundo. Poco después de esa llamada, ya hice la prueba de cámara con Ben (Affleck). Fue fantástica.

¿Cómo te enteraste de que habías conseguido el papel?
Nunca he tenido que esperar tanto tiempo para que me dieran una respuesta (risas). Pasé por todas las fases imaginables. Las primeras dos semanas estaba optimista, luego empecé a frustrarme con tanta incertidumbre. Al final, la espera mereció la pena. Fue un mes y medio de tortura, era como estar en una montaña rusa. Además, era todo muy secreto y no podía hablar con nadie al respecto. Un día, por fin, me dijeron que la decisión estaba a punto de tomarse, que yo era una de las finalistas y que no tardarían en darme la respuesta. Justo ese fin de semana tenía que volar a Nueva York por trabajo. Cuando aterricé, tenía un montón de llamadas perdidas. Era mi agente. Le llamé cuando aún estaba sentada en el avión con el cinturón puesto y me dijo que me habían dado el papel.

¿Se lo comentaste a la persona que tenías sentada al lado?
Me preguntó que qué había pasado porque obviamente me vio casi gritar de felicidad, pero le comenté que no podía decir nada que seguramente lo leería al día siguiente en la prensa (risas).

Cuando se anunció que ibas a ser la nueva Wonder Woman, algunos fans del cómic no reaccionaron muy bien.
Sí, hubo quien dijo que yo era muy delgada y no tenía suficiente pecho (risas).

¿Te ofendió ser cuestionada por tu aspecto físico?
La verdad es que cuando era más joven las críticas de ese tipo me disgustaban muchísimo, me hacían sufrir. Ahora me lo tomo bastante a la ligera. Las verdaderas amazonas tenían solo un pecho, así les resultaba más cómodo utilizar el arco y las flechas. Es imposible satisfacer a todo el mundo, eso es algo que hay que aceptar. Y creo que tengo la responsabilidad de no prestar demasiada atención a todo el ruido que se genera a mi alrededor. Mi tarea es prestar atención al guión, al director y a mis compañeros de reparto. Así puedo proteger a mi personaje y contribuyo a contar la historia lo mejor que puedo. Y en eso es en lo que he intentado centrarme.

¿Qué tipo de preparación física hiciste para el papel?
Muy poca la verdad.

Pero sí te prepararías en muchos otros sentidos.
Por supuesto. Fue una preparación muy intensa. De niña y adolescente, yo era como un chico. Me gustaba hacer todo lo que ellos hacían. Lo único que me importaba era salir a la calle a jugar a la pelota con los chicos y acabar con las rodillas llenas de heridas, nunca me interesó ponerme tacones o pintarme los labios cuando era niña. Parte de mi preparación fue conectar de nuevo con esa parte un poco masculina de mujer fuerte, mujer de acción.

¿Qué se siente al interpretar un papel como este, un mito del cómic y de la cultura popular?
Bueno, el interpretar a la mujer más poderosa del mundo es ya una sensación increíble. Estoy muy agradecida. Salta muchísimo, prácticamente vuela, tiene una gran fuerza y es una experta en artes marciales. No todo van a ser superhéroes masculinas, me parece estupendo que las niñas y chicas jóvenes vean superheroínas como Wonder Woman en la pantalla.

¿Ves tu papel en esta película como el trampolín definitivo para centrar tu carrera en el cine, dejando un poco atrás tus otras facetas?
Esta oportunidad es algo que no ocurre todos los días, tengo quid esforzarme por sacarle el máximo partida. No te puedes hacer una idea lo que me apetecía interpretar a este personaje. Cuando me preguntaban que personajes me gustaría interpretar en el cine, yo siempre decía que ninguno en concreto, pero que prefería una mujer fuerte, un modelo para otras mujeres. En realidad, no me gusta nada cuando el cine muestra a las mujeres como criaturas vulnerables, simples víctimas o juguetes en manos de los hombres.

¿Ser actriz entraba en tus planes cuando empezaste a participar en concursos de belleza en Israel?
No, nunca me lo planteé por entonces. Todo surgió un poco por casualidad.

¿Qué acogida esperas que tenga la película?
Confío en que guste, porque hay muchísimo trabajo detrás de una película así. Aún no me creo que me haya pasado todo esto. Creo que me va a llevar tiempo acabar de procesarlo.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Simona: La Gran Hermana rebelde y swinger posa desnuda con su novio.
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados