Historias del porno Nadie está a salvo de Rocco

Rendimos tributo de nuevo a Rocco Siffredi, esta vez en su papel de gran fetichista y cultivador del sexo extremo, el hombre que ha llevado el gonzo a otra dimensión.

Rocco Siffredi
Paco Gisbert | 20/02/2018 - 10:21

El documental ‘Rocco’, de Thierry Demaiziere y Alban Teurial, que está emitiendo actualmente la plataforma Netflix, ha vuelto a poner de actualidad la figura de Rocco Siffredi como indiscutible estrella masculina del porno.

El italiano, que está a punto de cumplir 54 años, prometió en la presentación de la película en el Festival de Venecia que se retiraba del porno, pero ese tipo de promesas, en el caso de Rocco, no son nunca fiables. Lo ha dicho tantas veces, y tantas veces ha seguido follando delante de la cámara, que sus palabras suenan como las de aquel famoso cuento del pastor mentiroso.

Rocco Tano es una persona educada, de trato amable, culta y con una excelente conversación en las distancias cortas. Pero Rocco Siffredi (el seudónimo que utiliza desde el comienzo de su carrera, hace más de 30 años, y que extrajo del personaje interpretado por Alain Delon en ‘Borsalino’, película de Jacques Deray) se ha construido la leyenda de ser un actor X violento y egocéntrico, que ha marcado gran parte de su filmografía como actor y director, en los filmes en los que él mismo produce, dirige e interpreta, desde su segunda película (la primera, ‘El guardaespaldas’, era una versión X del filme homónimo en la que actuaba junto a la que es ahora su mujer).

Y esa leyenda se ha cimentado en una extraña atracción hacia su persona por parte de muchas actrices, que quieren trabajar con él pese a que tienen la certeza de que ese trabajo les supondrá vejaciones, castigos y dolor. Mucho dolor.

Rocco Siffredi

 

La bestia humana

Desde 1995, fecha de su debut como realizador, Rocco comenzó a compaginar las películas en las que se limitaba a follar, solo o en compañía de otros, con una legión de bellas mujeres, en el más puro estilo gonzo, con filmes de autor, donde no desdeñaba su vertiente más vanguardista y mostraba un tipo de cine poco común en el porno de su época.

En los gonzos, Rocco se mostraba como siempre. Un verdadero macho que somete a las chicas con las que trabaja a un esforzado ejercicio sexual, para mayor gloria del personaje que él mismo se ha construido. Películas como ‘Violadas en Barcelona por Rocco y Nacho’, ‘Rocco rock & roll’, ‘Rocco iniciando jovencitas vírgenes’ o ‘Rocco follando hasta la muerte’ nos enseñan al Rocco inmortal, el estereotipo del macho, rodeado de chicas y con su miembro siempre a punto.

Sus películas de autor son mucho más interesantes, aunque contienen también algunas dosis de violencia. ‘Rocco nunca muere’ es una parodia barata, pero divertida y dinámica, de los filmes de James Bond. ‘El porno del milenio’ es una fantasía futurista que anticipa, entre otras cosas, el protagonismo que internet iba a adquirir en la industria del porno años después.

Y hay más. ‘The Ass Collector’ es un ejercicio de vanguardia con toques de cine de serial killers lleno de ambigüedades. ‘Las intimidades de Rocco en Barcelona’ es una espléndida muestra de cine de aventuras con tintes de “reality show” en el que el propio Rocco se autoparodia. O ‘Rocco desmadre en el manicomio’ es un desmadrado fresco de situaciones divertidas y sexo libertario.

Rocco Siffredi

 

El nuevo Rocco

Desgraciadamente, con la llegada de internet como instrumento de distribución de porno, Rocco abandonó su faceta de autor para limitarse a ejercer como macho alfa castigador, en el más amplio sentido de la palabra, en todas sus escenas.

Las películas de Rocco, en la actualidad, son un catálogo casi circense de prácticas sexuales poco aconsejables para repetir en la intimidad, ya que incluyen, indefectiblemente, sexo anal, violencia y un buen número de perrerías inflingidas sobre las chicas que tienen el “privilegio” de compartir escena con el semental italiano.

Hace 15 años, la revista AVN publicó un artículo en el que uno de sus redactores, Wayne Hental, trazaba un divertido decálogo de aquellas cosas que se pueden aprender viendo las películas que realizaba y protagonizaba Rocco Siffredi.

Rocco Siffredi

 

  1. Un acento italiano puede llevar a una chica a hacer lo que sea.
  2. ‘La manera de amar a Rocco’ no es una cinta de vídeo para parejas.
  3. No hay nada mejor que eyacular sobre un cráneo rasurado.
  4. Abrir mucho los culos es un modo de saludo muy corriente en Europa.
  5. Las bailarinas de striptease adoran ir de vacaciones a París y follarse a Rocco en su tiempo libre.
  6. Si ella está realmente enamorada de ti, le encantará mamarte la polla después de que la hayas sodomizado.
  7. Si una muchacha te ama, le encantará que la sodomices.
  8. El mejor modo de convencer a cualquier muchacha para que acceda a tus pretensiones es decirle: “Te encanta, sé que te encanta hacerlo”.
  9. No hay nada que excite tanto a una chica como que le escupas.
  10. Es físicamente imposible satisfacer a diez mujeres a la vez y al mismo tiempo.

 

Estas observaciones sociológicas están extraídas de las peculiares prácticas sexuales establecidas por Rocco en sus películas y suponen un buen retrato de lo que ha sido, en estos 30 años, el actor X más famoso del mundo en la pantalla.

 

Rocco Siffredi

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Steisy: "Me he trincado a jugadores del Barça, del Madrid y de otros equipos".
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados