Esto pasa Robyn es la salvación del pop

Cada vez que el pop comercial languidece y como que se nos muere entre los brazos, acuden al rescate salvadoras como esta mujer, la sueca Robyn, autora del estupendo álbum ‘Honey’.

Robyn
Álvaro García Montoliu | 05/11/2018 - 17:15

Si preguntas a cualquier politoxicómano del pop en sus cabales cuál es la artista más representativa del género en este siglo XXI, la que más ha hecho por él y la que más emoción pone en sus himnos, la respuesta es clara y meridiana: Robyn. Pero la cosa es que la diva sueca llevaba la friolera de ocho años sin lanzar disco propio.

Entre 2010, cuando salió a la venta su último trabajo, el aplaudido ‘Body Talk’, y el lanzamiento, la semana pasada, de ‘Honey’, Robyn se había centrado más en las colaboraciones. En este periodo de tiempo destacan trabajos como ‘Do It Again’, un mini álbum hecho junto a los noruegos Röyksopp. Estaba lleno de pelotazos y a la altura de las expectativas, pero también daba la sensación de que habían desaprovechado el potencial de la sueca.

Por eso, el lanzamiento de ‘Honey’ ha sido recibido por la comunidad del pop como un acontecimiento digno de ser celebrado. Las sensaciones, después de 72 horas entre nosotros, no podrían ser mejores. El álbum demuestra que Robyn no se ha entregado a modas como el pop tropical y el trap, sino que se ha mantenido fiel a sus principios, creando una odisea de synth-pop y post-disco con una clase y finura solo al alcance de ella.

Robyn

 

‘Missing U’, el primer tema que compartió y terminó de este álbum (de hecho, está secuenciado en el orden según el que fue acabando los tracks), es uno de los que mejor encapsula la forma de hacer de la cantante. Robyn siempre ha glorificado las lágrimas en la pista de baile, el bailar solo, la pura melancolía. Lo suyo es un tratado según el cual la música de baile se entiende como una válvula de escape para nuestros sentimientos más profundos, nuestros instintos más primarios.

 

Amor verdadero

La canción venía acompañada de un videoclip protagonizado por su comunidad de fans. Y su mensaje es ambivalente. Puede servir tanto para decir cuánto nos ha añorado ella y cuánto la hemos añorado nosotros a ella, como también para recordar a un amor perdido. Un amor romántico, platónico o fraternal, como podría ser el caso del tema, que se dice un tributo a su fallecido amigo, el productor Christian Falk.

Otro de los highlights es el tema titular, que ya estrenó en ‘Girls’ el año pasado generando una devoción instantánea. El disco, que cuenta con colaboradores como Joseph Mount (Metronomy), Mr. Tophat o Kindness, también incluye traviesas gamberradas como ‘Beach 2k20’, hecho a partir de una divertida conversación con Whatsapp con sus amigas. Es, a la vez, un homenaje al house de los 90 (atentos a los guiños al “Gipsy Woman” de Crystal Waters y a su propio “Show Me Love”).

En fin, que sí, que Robyn ha vuelto a salvar el pop en estos tiempos de dominación casi tiránica de la música urbana.

Robyn

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Riley Nixon: "El porno encaja a la perfección con mi estilo de vida"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados