Tú sí que eres rara, Lady Gaga

De entre el auténtico aluvión de listas de lo mejor de 2012 que se han venido publicando estos días, nos quedamos con una: a Lady Gaga acaban de elegirla la excéntrica más adorable del planeta.

¿Rara yo? Para nada
Redacción | 02/01/2013 - 15:58

Estaba poco menos que cantado. Si se trataba de elegir a la rara más rara del planeta, Lay Gaga lo es. Y a conciencia. Ya no es por sus sombreros-teléfono, sus extensiones de uñas-candelabro, sus tocados en forma de pene o la demencial riqueza cromática de sus gafas de sol. Ni siquiera por sus conciertos, que no son más que una sublimación dadaísta de lo que ya hizo Madonna en su día, o su tendencia a declararse bisexual voraz y virgen asexuada sin cambiar de frase.

No, los más de 2.000 internautas entrevistados por una popular marca de barritas energéticas que quería escoger a los excéntricos más adorables del mundo no se dejan seducir, al parecer, por los falsos indicadores de una excentricidad impostada. Ellos valoran por encima de todo que Stefani Joanne Angelina Germanotta, conocida por Lady Gaga por el común de los mortales, es un extravagante bichejo que tal vez ni siquiera esté del todo en sus cabales, una freak contumaz, una pura sangre de la excentricidad visceral, rabiosa y genuina que no tiene que hacer el menor esfuerzo para resultar rara. Y tal vez sea eso lo que la hace que también resulte adorable.

Gaga es excéntrica por la pasta, porque se ha creído aquello de que lo raro vende. Pero también porque le sale de dentro. Porque siendo como es, ni siquiera un esfuerzo hercúleo podría aproximarla a una pálida imitación de lo que sería una estética, una actitud o un comportamiento “normales”.

Esto también es raro

Desde luego, la excentricidad de Germanotta resulta bastante más cercana e inofensiva que la de otros raros especímenes que también aparecen en la lista, como el devorador de murciélagos Ozzy Osbourne, la destructora de tímpanos ajenos Bjork, el torturador de pianos Elton John o el londinense alcalde de opereta Boris Johnson.

En la lista de marras, que ha sido confeccionada por hijos de la Gran Bretaña, abundan las celebrities que nos la traen más o menos al fresco por estos pagos, pero tampoco se echa de menos a raros de proyección mundial y simpatía tan incuestionable como la cantarina Katy Perry, el arratonado Tim Burton o nuestro adoradísimo genio del balón Mario Ballotelli, un tipo que en el campo pasa por arrogante y egoísta, pero que luego hace la ronda por los pubs más cochambrosos de Manchester pagándole las birras a los parroquianos. Un chorro de gente, en fin, a la que no seremos nosotros quien discuta el mérito, pero que difícilmente podían competir con la indiscutible reina (ahora sí, con corona) de los excéntricos.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados