Vicio y subcultura El marrón de la quinta temporada de ‘Juego tronos’

Si sobre ‘Cuéntame’ se ha extendido la leyenda de que acabará superando al presente, en ‘Juego de Tronos’ el drama está en que la serie va camino de superar a los libros. Así lo ve Blánquez, que lo explica con su habitual erudición.

Juego de tronos
JAVIER BLÁNQUEZ | 18/02/2015 - 12:29

La única noticia verdadera que ha publicado ‘El Mundo Today’ apareció el 22 de mayo del año pasado: “Miles de seguidores dejan de ver ‘Juego de Tronos’ para no enterarse de espoilers”.

Bien, en el momento de colgarlo, el texto no dejaba de ser el habitual en esta web satírica, una deformación humorística e hiperbólica de una realidad cotidiana, en este caso la paranoia insoportable por la revelación de giros argumentales en las series (y en ‘Juego de Tronos’ más que en ninguna) que se ha extendido por las redes sociales. Pero al ritmo con el que se suceden los acontecimientos, algún día ocurrirá que miles de fans de ‘Juegos de Tronos‘ dejen de seguir los capítulos que se emitan en HBO para no enterarse de cosas que no quieren saber.

De hecho, con la cuarta temporada ya ha ocurrido que algo que no teníamos por qué conocer -en la trama de Bran y Hodor más allá del Muro, que ya se ha avanzado a los libros-. Por ahora no es grave, esto es disculpable. Pero de aquí a unos meses podria doler. Mucho.

¿Cómo se explica esto? Es fácil: tiene que ver con la velocidad supersónica con la que las temporadas de ‘Juego de Tronos‘ están consumiendo, como si fueran papel de periódico en una chimenea, el material escrito por George R. R. Martin en las cinco novelas que por ahora conforman el ciclo de ‘Canción de hielo y fuego‘.

Está llegando el punto en el que la serie va a ir por delante de los libros, y la ventaja con la que contaban los lectores de Martin se puede ir al garete -esa misma ventaja que hacía que los fans más nerds se sonrieran pensando en aquellos pobres ignorantes que no sabían lo que ocurriría en la boda de Robb, o cuando Tyrion se encuentra a su padre cagando en el retrete-. Y eso provocará un dilema de difícil solución: ¿ver la serie al ritmo que los demás (con el riesgo de enterarse de spoilers que en algún momento estarán desarrollados más ampliamente en los volúmenes sexto y séptimo) o dejar de verla?

 

2.000 páginas en diez capítulos 

Tal como acabó la cuarta temporada, prácticamente todo el material del tercer libro, ‘Tormenta de espadas‘, había quedado despachado. Lo que viene por delante -el volumen 4, ‘Festín de cuervos‘, y el volumen 5, ‘Danza de dragones‘- en principio tendría que dar para dos temporadas más, ya que en conjunto son casi 2.000 páginas de texto, pero por lo poco que sabemos de la trama adaptada de la quinta temporada de la serie, parece como si prácticamente todo lo que hay escrito se fuera a aprovechar en los siguientes diez capítulos.

Por ejemplo, cuando se empezaron a rodar las escenas de Croacia -que corresponden a Desembarco del Rey, y que en el libro tienen que ver con las luchas de poder dentro de la capital de los Siete Reinos por afianzar una dinastía en el Trono de Hierro, más concretamente con una guerra psicológica brutal entre la reina viuda, Margaery, y la reina madre, Cersei-, en lo que más hincapié se hizo fue en el desnudo de Cersei. Quienes han leído ‘Festín de Cuervos‘ saben lo que significa eso: significa llegar prácticamente al final del libro (y no es precisamente una escena erótica).

A la vez, sabemos que para la quinta temporada se han rodado escenas en Sevilla, y más concretamente en la plaza de toros de Osuna. La elección de Andalucía es apropiada porque a partir de ‘Festín de Cuervos‘ comienza a tener importancia el reino de Dorne, escasamente visitado o mencionado en los libros anteriores, pero cada vez más importante a partir del volumen 4.

Dorne está inspirado en el mundo árabe, y en concreto en el antiguo reino de Al-Andalus, y era normal utilizar la arquitectura sevillana y cordobesa para ambientar esas tierras de fuentes, arena y sol hiriente. Pero a la vez, si se rueda en una plaza de toros, la única explicación posible es que ahí se han ambientado los episodios de Mereen en las tierras más allá del Mar Angosto -y más en concreto, la de los Juegos, que tiene que ver con el final de la trama de Daenerys al final del libro quinto-.

Es decir: salvo algunas tramas específicas, como las que tienen que ver con la batalla por Invernalia, los sucesos que ocurren en el conflicto del Muro, y algunos pasajes relacionados con la trama del Valle y el Tridente, para la sexta temporada que se emitiría en 2016 habría que ir destapando argumentos y presentando personajes que todavía no han quedado por escrito, a los que George R. R. Martin aún no ha dado salida.

Juego de tronos

 

El pobre Martin no da abasto

Y al ritmo que escribe, probablemente no llegue a tiempo. Cuando comenzó ‘Juego de Tronos‘ en HBO, aquello parecía perfectamente planificado: había cinco novelas que sumaban casi 5.000 páginas de letra apretada y altísima densidad argumental, y Martin tenía cinco años de margen, como mínimo, para completar el volumen sexto, ‘Vientos de invierno‘, que se suponía que ya estaba ampliamente planificado en sus principales tramas, y sólo pendiente de relleno en prosa.

El plan final de Martin consiste en un total de siete novelas -la última sería ‘Sueño de primavera‘, a saber cuándo-, y además extensas y generosas, de alrededor de 1.500 páginas cada una (que en español se nos pueden ir a 4.000 páginas, lo que daría para cuatro volúmenes si estas se dividen). Así que por material para guiones no hay que preocuparse, pero sí por que todo ese material esté a tiempo para que la lógica de consumo de la historia sea la normal: primero el libro, luego la adaptación para televisión.

Los creadores de la serie están informados de los planes de Martin: David Benioff y D.B. Weiss saben cómo acaba, cuáles son las tramas principales, cómo confluyen los personajes que para entonces queden vivos. Toda la especulación que han ido acumulando los fans nos da una pista de cómo podría concluir la saga -básicamente, con un matrimonio que ponga paz a los Siete Reinos y concilie las ambiciones familiares de las diferentes casas; no diremos más-, pero más allá de eso todo es un misterio.

¿Quién vive y quién muere? ¿Llegará Daenerys hasta Poniente? ¿Lo hará a lomos de dragones? ¿Invadirán los Caminantes Blancos las tierras del norte, o serán derrotados? ¿Recuperarán Invernalia los Stark, o seguirá en manos de las marionetas de los Lannister? ¿Podrá consolidar su trono el nuevo rey Tommen? ¿Qué ocurre en Dorne? ¿Dónde cojones está el rey Stannis Baratheon? ¿Qué ocurre en las tierras lejanas al este de Poniente, donde ya sabemos (es el final de la cuarta temporada, y el final del tercer libro) que viaja Arya Stark con destino a Braavos tras entregar una moneda a un barquero?

La quinta temporada de la serie discurrirá de la siguiente manera: dos personajes clave (que en realidad serán tres; uno de ellos no lo hace en los libros) viajarán a las tierras del este con motivaciones muy diferentes. Mucho más al este todavía, Daenerys está intentando consolidar su dominio en la Bahía de los Esclavos, intentando liberar la tercera ciudad que le queda pendiente de conquista, Mereen. Mereen no será fácil, y ocurrirán cosas muy interesantes y sangrientas hasta culminar en las escenas que se han rodado en Andalucía.

En el norte, hay dos focos de guerra: el Muro, donde Mance Ryder ha comenzado su ofensiva final para cruzar al otro lado, y en Invernalia, donde los Hombres del Hierro han sido barridos por los Bolton -y que nos tiene que hacer saber más sobre el destino y los azares de Theon, ahora sin pene y convertido en Hediondo-.

En las mismas Islas del Hierro tendría que suceder un acontecimiento dinástico importante que en los libros hace mucho tiempo que quedó explicado, pero que en la serie aún no se ha destapado. Y por debajo del Tridente, tendremos la trama por el poder en Desembarco del Rey, la expedición de Jaime Lannister a Dorne -que en los libros no sucede- y sabremos sobre el destino de Sansa Stark ahora que Meñique la está guiando para tomar el control del Valle. Por no hablar de la búsqueda de Brienne de las dos niñas Stark, en paradero desconocido, y que ahora mismo está suspendida en un delicado cliffhanger en el final del tomo 4.

Dos cosas distintas

Muchos fans de los libros están indignados con muchas licencias que se han tomado Weiss y Benioff con los guiones de la serie. En televisión han muerto personajes que en los libros siguen vivos, y en los libros ha resucitado un personaje que al parecer nunca aparecerá en la serie -sólo diremos que se conoce con el nombre de Lady Corazón de Piedra-.

Las libertades con las que han actuado los productores ejecutivos de ‘Juego de Tronos‘ para HBO han conseguido dos cosas. La primera, que el resultado televisivo pueda seguir un camino propio, cada vez más libre, y permitir que la serie tenga vida mientras Martin se decide, al menos, a entregar el último borrador de ‘Vientos de Invierno‘, que ya se ha dicho que no aparecerá, que se sepa, en 2015 -lo que nos lleva a 2016 en Estados Unidos, antes de la sexta temporada, y 2017 en la traducción española, y eso si somos optimistas-. La segunda, crear incerteza: lo que sabemos que ocurre en los libros ya no necesariamente tiene que suceder en la serie, lo cual obliga a consumir los dos productos de manera indistinta.

Estas licencias tienen una explicación práctica: Martin puede vomitar todo el texto que quiera, pero en televisión es imposible encajar tantas tramas, tantos personajes, en un formato de diez capítulos de una hora. Algunos sacrificios hay que hacer, y entre ellos se ha decidido que Lady Corazón de Piedra no resucita, y que en la trama de Dorne no aparecerá la bella Arianne Martell. Se ha dicho también que personajes que no mueren en los libros, o que aún no han muerto y están a punto (¿quién será?), en la televisión podrían morir de manera fulminante.

Volviendo a lo de ‘El Mundo Today‘, a partir de 2016, muchos fans de ‘Juego de Tronos‘ igual tienen que plantearse no ver la serie para que no les chafen los futuros libros con spoilers no deseados -se ha girado la tortilla, una pequeña venganza para aquellos fans que solo han visto los capítulos doblados por Canal + y dicen aberraciones como “La Khaleesi” para referirse a Daenerys Targaryen-. Por ahora, no hay apenas peligro. Desde este lunes, los DVDs y los Blu-Rays de la cuarta temporada ya se pueden comprar, para hacer memoria, y el primer capítulo de la quinta se emite el 12 de abril, una vez pasada la Semana Santa. Todo lo demás, que sea lo que George R. R. Martin quiera (si es que no se muere antes).

rodaje de Juego de tronos

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados