La mancha blanca El culo en alquiler de Anna De Ville

Todos los meses, Elisa Victoria publica su sección de perfiles de actrices porno en ‘Primera Línea’. La última en asomarse a La mancha blanca, el rincón de las reflexiones marcianas y sucias, es Anna De Ville, nacida en Portland hace 19 años.

Anna De Ville
Elisa Victoria | 13/02/2017 - 15:44

Así se presenta en Twitter Anna De Ville, ofreciendo la opción de alquilar su culo. Asegura encarnar todos tus deseos más oscuros y te reta a alquilar su agujero del culo como si fuera una habitación de hotel. Una habitación de hotel de 19 años.

A mí me parece sensacional. ¿Cuánto costará al mes? No sé, tengo una estructura ósea bastante pequeña y estoy acostumbrada a las humedades. Ese tubo lleva ya tiempo dilatándose, seguro que está bien aireado.

Los fines de semana preferiría pasarlos con su culito atado a una silla o un sofá para subirme al coxis como si fuera una terraza y disfrutar de las vistas. ¿Os habéis fijado en el coxis? No había visto nada igual desde aquella heroína de cómic con rabito de lagarto, Eliza de ‘Agujero negro’. Os podréis imaginar cuánto me impactó el personaje, que encima pedía sexo anal y cuando se corría perdía la cola. Al tiempo le volvía a crecer otra. Una historia redonda.

Anna De Ville

La actriz X anfibia

Pero Anna De Ville quizá no es tan reptil como anfibio, un bicho más escurridizo y flexible. Todavía no he visto que le peguen ahogadillas, pero estoy deseando. Es evidente que su cabello ha nacido para expandirse suavemente bajo el agua.

Por el momento la he visto cerca de grifos y eso me basta. No penséis que los grifos no ponen cachondo a nadie. Con verdina, con un goteo constante, con renacuajos alrededor.

Hablamos hoy de una criatura emergida de las grietas abisales de parte del lado más amigable del mal. Está lleno de trampas mortales, como todos los juguetes divertidos. A veces empieza las sesiones de fotos poniendo cara de buena con la ropita todavía abrochada y la piel blanca sin masacrar. Resulta tan amenazante como un animal a punto de mutar.

Mientras esta ofrenda del demonio camine por la Tierra habrá que pensárselo dos veces a la hora de subestimar a una menor de edad. Esta muchacha ya estaba trabajando en un sex shop a los 17 años.

Bueno, vamos a echar cuentas. Conque pasar los sábados en el recto de un cocodrilo amarrado a un sofá. Supongo que estos eran los deseos oscuros de los que hablaba Anna De Ville. Qué bien sabe ella lo retorcidos que estamos todos por dentro.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Oriana y Luis: Los reyes del reality se ponen como motos
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados