La mancha blanca Los quejidos de Katana

Esta vez, La mancha blanca apuesta por esta barcelonesa esbelta de 22 años y sangre oriental, una actriz porno capaz de convertir sus éxtasis y sus gemidos en arte urbano de muy grueso calibre.

Katana
Elisa Victoria | 16/02/2018 - 8:02

Katana me suena a nombre de rapera y, aunque le quedaría precioso marcarse unas rimas con un micrófono, lo que más me gusta de ella con diferencia es el manejo de la voz. No hace falta que cante. Hay de sobra con que hable, con que gima.

Cuando habla, su acento mestizo y risueño combina siempre a la perfección con el color de sus párpados, vayan en tonos rojizos o ahumados, porque el espacio entre sus ojos y sus cejas le otorga un descaro sensacional. Con antifaz de superheroína también funciona, aunque esté arrodillada en un almacén mal iluminado. Los labios en magenta no fallan. Cuando gime, su parte oriental se manifiesta y cuanto más intensa se pone la cosa más parece que se está quejando en una mezcla de sorpresa, placer y desahogo profundo.

Lleva sangre española, japonesa y china. Esos gemidos me dan ganas de quejarme con ella, de aprovechar su trance para surfear mi propia agonía vital y lamentarme al viejo estilo de todos los males que asolan mi corazón y este mundo despiadado. Pienso en katanas de las de verdad, de las que, manteniendo su figura esbelta, cortan el aire y desgarran vientres.

 

Heridas abiertas

Su energía me atraviesa y me sutura las heridas abiertas que, por unos instantes, parecen haberse cerrado, hasta que el esternón se me vuelve a derramar y necesito otro vídeo en la pantalla, y otro y otro y otro, aunque no me caigan del todo bien sus acompañantes de escena.

Katana

 

Hay algo inquietante en su presencia que la hace rellenar cualquier escenario por típico o extravagante que sea, pero mis espacios preferidos para mirarla son los pasillos y las cocinas, cuanto menos sofisticados mejor, y sobre todo si está de pie con el pelo suelto o sentada en una silla.

¿Qué pasa con las sillas? ¿Cómo le quedan tan bien debajo del cuerpo? No sé si se trata de una elegancia peculiar en el moverse, en el saberse colocar, o si más bien es una cuestión ósea.

De la cabellera negra hasta el culo no hemos hablado, pero claro, qué obviedad. En cualquier caso no lo vamos a dejar aparcado. Desarrollaremos ese asunto más adelante, que merece sus propios párrafos.

Todos los meses, Elisa Victoria publica en ‘Primera Línea’ su sección de perfiles de actrices porno La mancha blanca. Esta oda a Katana forma parte de la sección del número de marzo, ya a la venta.

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Vicki Chase: "Gracias al cine X soy la estrella que siempre quise ser"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados