Mad Men Lab El hotel del sado

El mundo, según docta reflexión de la señora abuela de Silvia Cruz, se divide en exhibicionistas y mirones. Una de aquellas verdades de la experiencia que la apertura de un hotel sadomasoquista en Castellón se ha encargado de confirmar con contundencia.

Sado
Silvia Cruz | 19/08/2014 - 12:46

Al empresario que ha anunciado que abriría un establecimiento con sala de torturas incluida en Vilafranca (Castellón) le han caído chuzos de punta por parte de las autoridades municipales, que se han propuesto quitarle todos los permisos que ya le habían concedido al enterarse de los pecaminosos métodos con los que pretende lucrarse el hostelero.

El caso es que ahora mismo aún no sabemos cómo acabará la historia del hotel sadomasoquista de Castellón, pero me apuesto las uñas a que acabará abriendo y siendo un éxito de crítica y público.

La noticia tiene toda la pinta de convertirse en un simple reclamo publicitario aunque no pongo en duda que alcalde y concejales estén de verdad muy afectados por la noticia. Y es que hay gente que se asusta por cualquier cosa. Lo que tengo por seguro es que al empresario en cuestión el negocio ya ha empezado a salirle rentable. ¿O no es de esperar que si esta población rechaza su templo del dolor ya haya otra dispuesta a acogerlo?

 

Hay gente para todo

Al margen de campañas de imagen más o menos efectivas, yo no acabo de entender las ganas de crear parques temáticos de casi todo. ¡Con lo monos y discretos que han sido siempre los meublés! Allí entras y nadie te pregunta nada y lo que hagas dentro de esas encantadores paredes que te alquilan por horas, ya sea darte golpes sin descanso o acariciarte con absoluta ternura, es asunto tuyo y de quien te acompaña.

Eso sí, hay una parte de toda esta historia que va a dar vidilla a cotillas de todos los rangos apostados cerca del hotel para ver quién entra y quién sale de las puertas del hotel de los latigazos. Porque al final, no nos engañemos, resulta que lo importante no es que hagas tal o cual cosa, sino que se entere todo el mundo, con lo cual resulta que mi abuela tenía razón cuando decía que todas las personas se dividen en dos únicos grupos: los exhibicionistas y los mirones.

Y eso, como no, también lo aplicaba al sexo.

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Janice Griffith: La actriz porno fumeta que odia el sexismo y el racismo
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados