Mad Men Lab Mirar al pajarito o el ‘selfie aftersex’

Silvia Cruz ve gato encerrado en la nueva moda de exhibirse en redes sociales con autofotos tomadas después de echar un polvo. O son más falsas que un euro egipcio o la nueva generación de fornicadores ha desarrollado la habilidad de coleccionar orgasmos sin despeinarse… y sin que se le corra el rímel.

Aftersex
Silvia Cruz | 15/04/2014 - 10:45

Atención, última moda: hacerse un selfie inmediatamente después de hacerlo. Lo de las redes sociales nos está obligando a todos a ir como un pincel en todo momento (¡más nos vale!) pues siempre hay alguien dispuesto a inmortalizar cualquier instante, por anodino, banal o insulso que sea.

Ya sé yo en esta aldea global 2.0 todos somos medio voyeurs y medio exhibicionistas, así que era cuestión de tiempo (muy poco, claro) que se pusiera de moda tirarse una foto después del coito. Chicos y chicas anónimos (aunque con ganas de dejar de serlo) que aparecen acurrucados al lado de la pareja (fija o de turno) después de (supuestamente) haber echado un polvete.

Puedo decir, sin temor a equivocarme, que muchas de estas instantáneas son ‘fakes’ en toda regla. Eso, o es que la gente no se revuelca como corresponde. ¿Por qué digo esto? Porque veo yo demasiadas buenas caras, melenas en su sitio y bien peinadas e incluso algún carmín en los labios sin rastro de haberse corrido. Ni el pintalabios ni los protagonistas, claro.

Más orgasmos y menos ‘me gusta’

Siempre he entendido a esas parejas exhibicionistas que disfrutan sabiendo que alguien las mira mientras están en sus cosas. Lo de hacerse una foto estudiada, maquinada e incluso retocada después del kiki es algo que me cuesta más comprender. ¿Cuál es el objetivo? ¿Dar envidia al personal? ¿Mostrar de antemano lo que luego contarás a los colegas?

Yo empiezo a pensar que con hacerse la foto hay gente que tiene bastante, tanto si se trata de comerse una paella, como si la idea es mostrarle al mundo la actividad de tu lecho. Si no la twitteas, esa paella no existe. ¡Imagínate el polvo! Mucho mejor documentarlo, claro, y poner en juego tus dotes interpretativas sacando morritos y fingiendo rubor y extenuación. Si lo importante es parecer, ¿qué importa si chingaste o no cuando no hay nada comparable al subidón de un “me gusta”?

 

  • Imprimir
  • Enviar por e-mail
Este mes, en 'Primera Línea'
Nerea Garmendia: "Me encanta que me sorprendan en el sexo y en la vida"
Este mes, en 'Primera Línea'
publicidad
publicidad
Búscanos en Facebook
publicidad

© Ediciones Reunidas, S.A. | Todos los derechos reservados